YO EMIGRÉ: ¿Es difícil la vida del Inmigrante en España?

vocES_02

Recientemente he recibido muchos correos en info@vamosaemigrar.com (web: vamosaemigrar.com) de jóvenes Venezolanos que me preguntan siempre lo mismo, ¿Es difícil la vida del Inmigrante en España? Así que he decidido crear este post con lo que todos quieren saber, la verdadera cara de empezar de cero en un nuevo país.

Como punto de partida el relato es el mismo, estamos hartos de la inseguridad, temo por mi vida, huyo por el hampa, la escasez de productos, no me alcanza el sueldo, por esa razón emigramos todos. Desde mi experiencia en España, les cuento, vivir en el extranjero no significa que nos estamos dado una gran vida, ni que tenemos lujos, mucho menos que nadamos en dinero por ganar en Euros o Dólares. Hace poco una excompañera de la Universidad me dice la siguiente frase: ” ¡Claro! tú como te olvidaste que es estar aquí pasando trabajo” – y me pregunto yo ¿Realmente eso es lo que pensamos de las personas que han emigrado?, que ahora como ellas están “bien y fuera del país” ya no tienen preocupación alguna. Pero la verdad es que no.

La vida del Venezolano emigrante es bastante dura:

Los primeros días: Después que te bajas del avión te sientes LIBERADO de todas aquellas ataduras que tenías (escasez, inseguridad, etc) el país es maravilloso, abrazas con furor a esa persona que te espera en el aeropuerto, envías mensajes a todo el mundo indicando que ya llegaste,  Llegas a la casa de “esa” persona que te estaba esperando (ya sea primo, amigo,etc) y te llevan al que será tu hogar por unos meses “mientras buscas algo”. No extrañas a nadie, has cruzado el charco, sientes que puedes comerte el mundo de un bocado, te llaman tus amigos de Venezuela a ver como estas y lo único que contestas por whatsapp es “estoy en el Extranjero” a todas horas y en todos los mensajes  aunque no te lo hayan preguntado.

Las primeras semanas: Estas todo el día en la calle haciendo todos los trámites necesarios para poderte quedar aquí, vas a Extranjería, al Ministerio de Educación, vas a policía, al censo, haces innumerables visitas a la Alcaldía para registrarte,  Homologas tus títulos. Luego Vives haciendo el cálculo de Euros a BsF, y le indicas a todo tu círculo familiar/amistades que las cosas aquí son más “baratas”  que esto si es vida, que se vengan todos que aquí es otra cosa, puedes conseguir todo lo que te propongas (cosa que no dudo) . Te comes cuanta paella existe, pruebas todos los tipos de jamón del mercado y compras todo tipo de ítem innecesario porque efectivamente es más barato que allá y aquí hay de todo (porsupuesto solo los que vienen con CADIVI).

Los primeros meses: Empieza lo bueno, te das cuenta que es bastante difícil buscar un empleo, que eres uno más del montón, que por ser Venezolano no te están esperando las empresas con los brazos abiertos y que sobre todo después de estar buscando por varios meses te das cuenta que lo mejor es bajar el listón y apechugar a cualquier cosa que sea trabajar (aunque sea de lo que no hayas estudiado) te das cuenta que el dinero empieza a agotarse y que hay que trabajar de lo que salga, después de 105 entrevistas empiezas a desesperarte porque aún no has salido de la casa donde te acogieron inicialmente sino que ese amigo/familiar que te acogió empieza a indicarte que porfavor tienes que mudarte porque no pueden sustentar más tus gastos.  La realidad es que a esa persona que te acogió le llegan recibos todos los meses de: luz 60 euros + agua 20 euros + calefacción 70 euros en invierno + condominio 40 euros+ alquiler 600 euros+ transporte 54 euros+ comida 100 euros. Y luego cuando te dicen que colabores con la casa respondes: No soy cachifo de nadie, ni nací para que me trataras así , has cambiado desde que llegaste. NO esa persona te recibió tienes que entender que ella hizo un sacrificio al acogerte en su casa ahora te tienes que ir.

El Primer año: Llega la mas esperada fecha del año por todos, Diciembre, nada más CRUEL para una persona como yo que llegue SOLA a España, te das cuenta que todos tienen tienen una vida, que tu no eres parte de la vida de nadie, ves la ciudad llena de luces de navidad y lo único que quieres estar cantando Gaitas abrazado de tu mamá, se te pone un nudo en la garganta pensando si ya estarán haciendo las hallacas acompañado de un ponche crema muy frío, solo de pensar que efectivamente estas “en el Extranjero” SOLO, te hace pensar, dios mío dame fuerzas.Llega el 31 de Diciembre, estas en casa de unos amigos, los únicos que te entienden y que saben por lo que estas pasando, todos de latinoamericanos de diferentes nacionalidades; Colombianos, Mexicanos, Bolivianos, que te abrieron las puertas de su casa para que no estés solo. Lega el momento del brindis a las 12:00 se alzan las copas  (con lágrimas en los ojos porque ya no las puedes contener más, seguro romperás a llorar)  te recuerdas del momento que estabas en Maiquetía despidiéndote y te das cuenta que te has ido por escasez, inseguridad, etc. Te acuerdas de esos años tan estupendos en los que el 31 terminabas en la playa haciendo el sancocho. Ahora es cuando te viene el pensamiento de que te quieres regresar, pues NO!!! AGUANTA TU PUEDES!!!! LLORA TODO LO QUE QUIERAS PERO NO TE REGRESES!!!!
Aunque estas cumpliendo tu sueño, esto te pasará todos los Diciembres si no los compartes con tu familia, MUCHOS ÁNIMOS, yo he pasado varios así.

Los siguientes 2 años (si estas ilegal): Te das cuenta que los trabajos que has estado haciendo son realmente duros, pasas de pie más de 10 horas al día, intentas sobrellevarlo de la mejor manera, el sueldo que ganas es de aproximadamente 800 euros, pero es difícil mantenerte con ese sueldo un alquiler, trasporte, agua, luz, wifi, comida, y es cuando te viene a la mente: en Venezuela, antes podía hacer esto, tenía mis comodidades, me iba a la playa, semana santa, carnavales, un fin de semana…. Amigo cuando estas en el extranjero jamás sabrás lo que son vacaciones hasta que pases tus primeros 3 años si eres ilegal, el miedo de que la policía te encuentre, que no puedas salir del metro tranquilo porque cualquier “vestido de civil” puede ser policía.

Día que te dan la residencia Temporal Española: Nada más esperado que este momento, se te saltan las lágrimas cuando ves tu cédula de Extranjero, no hay nada más gratificante que tenerlo entre tus manos, desde ese momento tu vida cambia, puedes empezar en la ciudad con la seguridad que te hacia falta, AL FIN!!!!, me alegro y te felicito, ENHORABUENA!!!!!!, has pasado mucho durante estos 3 años tu solo en España pero al fin empiezas a recoger los frutos, puedes optar a otro tipo de puestos laborales, aunque el salario es prácticamente el mismo, ya puedes sentarte en una oficina.

Hace unos días me he encontrado con un amigo que ha emigrado de Venezuela hace 3 días, por la misma razón de todos y le conté esto mismo que les estoy diciendo a ustedes y le dije; No es fácil pero tampoco imposible. Si en algún momento sientes deseos de abandonarlo todo y de regresarte llámame, te recordare todo lo que me has contado el día de hoy y sobre todo porque has decidido emigrar.

Con todo esto, no quiero desanimarlos, al contrario les resumo en unas líneas de que no es fácil estar en el extranjero, hay que ser muy fuertes, muy humildes, no desesperen, poco a poco vendrán las vacas gordas. Yo después de 5 años aquí, muchas lagrimas, mucho deseo de regresar, puedo decir que VALIÓ LA PENA CADA SEGUNDO Y LO VOLVERÍA A HACER. Por eso mismo me dedico aparte de tener mi trabajo de 8 horas a ayudarlos a todos ustedes en lo que haga falta, porque sé lo que estar solo en el Extranjero.

¿Es difícil la vida del Inmigrante en España? Al principio sí, pero luego es mucho más llevadera y sobre todo ves como evolucionas para mejor.

F/vamosaemigrar.com

2 pensamientos en “YO EMIGRÉ: ¿Es difícil la vida del Inmigrante en España?”

  1. y como se le hace con el empleo? me gusta mucho españa pero voy a esperar a ver como sigue la situacion porq si españa se vuelve comunista ni me aparezco por alla

  2. Soy hijo de emigrantes españoles en Venezuela por eso el privilegio de la doble nacionalidad y digo privilegio porque puedo llegar a España como ciudadano, aunque sea “de segunda” pero con un pasaporte español legal. Así y todo con lo que me gusta España para vivir me lo pienso dos veces. En tu relato no mencionas a mi modo de ver lo mas importante LA EDAD, ese pequeño gran detalle que te quita oportunidades en cualquier destino a no ser que te lleves un montón de euros que tarde o temprano se te hacen sal y agua porque como decía mi madre, donde se saca y no se mete se llega al fondo rápido. Hoy día ya no existe América, aquella América prometedora y pujante de nuestros padres ya es una utopía, no existe país al que llegues y no este todo inventado y si llegas a donde puedes inventar algo pues no hay quien te lo compre y ese circulo se repite aquí y allá . Para aquellos que quieran emigrar por cualquiera que sea la razón mi consejo es el siguiente: Desnúdense de todo aquello que consideraban calidad y estilo de vida, déjenla atrás en el pasado prepárense para realizar lo impensable con la finalidad de mantenerse. Cuando llegues llega con una única intensión, la de quedarte, el regreso no es opción. Eso de dejar bienes atrás por si algún día debo regresar ya te colocas el sello del fracaso en tu destino y sabes por que? Porque cuando emigras nunca mas tu vida vuelve a ser la misma, si dejas algo atrás siempre seras un pasajero en transito. El echo de que algunos lo logren no quiere decir que todos los logran y el echo de que algunos fracasen no quiere decir que todos fracasen, no se si me explico, es algo aleatorio es simplemente suerte. Arrancar raíces y sembrarse en otro país totalmente diferente es solo para valientes. Así que pensaoslo bien y suerte. A mis 50 creo que me voy a quedar… ni tengo como ni tengo con que. Abrazos

Deja un comentario