Venezuela inicia salida de la OEA

El gobierno de Venezuela comienza hoy su proceso de retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), enfrentado a una creciente presión internacional y a una ola de protestas que deja una treintena de muertos sólo en los últimos 25 días.

“Somos libres de la OEA y más nunca volveremos, que se queden con su entelequia, hoy Venezuela amaneció más libre que ayer. La OEA pal’carajo”, desafió el presidente venezolano Nicolás Maduro, en un acto público ayer. 

En un hecho inédito en la OEA, Venezuela se aparta voluntariamente (Cuba fue expulsada en 1962 y readmitida en 2009, aunque La Habana se rehúsa a regresar) alegando “intervencionismo e injerencismo” de un grupo de países, a través del organismo y encabezados por Estados Unidos, para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

“Es un día de victoria para Venezuela. Hoy amanecimos más libres, más independientes”, declaró ayer la canciller Delcy Rodríguez.
Rodríguez anunció la decisión el miércoles luego de que la OEA, con el voto de 19 países, convocara a una reunión de cancilleres, para evaluar la grave crisis venezolana.

“El entreguismo de algunos países de nuestra región lo pagarán caro”, manifestó la canciller, al llamarlos una “comparsa de Judas que pretenden la intervención”.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, insiste en la aplicación de la Carta Democrática -para casos de ruptura del orden constitucional- al acusar al gobierno de Maduro de convertirse en una “dictadura”.

El presidente Maduro era esperado anoche en una concentración en el centro de la capital. “He dado un paso gigante para romper con el intervencionismo imperial”, había dicho el miércoles en Twitter.

Para Julio Borges, presidente del Parlamento -el único de los poderes públicos controlados por la oposición-, salir de la OEA “es una constatación de que el gobierno de Maduro está “derrotado”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que Venezuela es un “lío” y que está “muy triste” por la situación en ese país.

La Eurocámara, en tanto, urgió a Bruselas a estudiar “otras medidas” para “restablecer la plena democracia” en Venezuela. Rodríguez acusó a la Eurocámara y a la OEA de “alentar a los violentos”.

En busca de solidaridad, que ayer le dio su aliado Cuba, Venezuela pidió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) una reunión para el 2 de mayo, donde, según Rodríguez, Venezuela combatirá el “bullying diplomático” de la OEA.

El organismo subió el tono a inicios de abril con una resolución según la cual en Venezuela se violó el orden constitucional cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se adjudicó las funciones de la Asamblea Nacional.

Qué implica retirarse del organismo

¿Por qué se sale?

La relación entre la OEA y Venezuela en los últimos 15 años ha sido tensa, y más aún con la llegada a la secretaría general del uruguayo Luis Almagro, que no duda en tachar a Maduro de “dictador” y promover que se aplique a su gobierno la Carta Democrática, un instrumento que prevé sanciones en caso de ruptura del “orden democrático”.

“El gobierno venezolano levanta un nuevo escudo para, en nombre del principio de no intervención, evitar el escrutinio internacional incluso en materias supranacionales como los derechos humanos”, dijo la internacionalista Elsa Cardozo.

¿Evita sanciones?

Rodríguez aseguró que a partir de este momento Venezuela no participará de ningún evento de la OEA.

Pero en los dos años que dura el proceso, Venezuela “sigue siendo un sujeto con obligaciones hacia la OEA y pasible de sanciones”, explicó el boliviano Jaime Aparicio, ex presidente del Comité Jurídico Interamericano de la OEA.

La suspensión de un país, prevista en la Carta Democrática, necesita los votos de 24 de los 34 países que integran la OEA reunidos en una Asamblea General extraordinaria. La reunión de cancilleres, que disparó la crisis diplomática, fue aprobada en el Consejo Permanente con 19 votos.

No tendría implicaciones económicas inmediatas. Paul Constance, portavoz del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dijo que Venezuela no tiene ningún préstamo activo.

¿Se aísla?

Venezuela, que fue además suspendida del Mercosur, “se va a convertir en una especie de Corea del Norte de América Latina porque están cortando toda relación con el sistema interamericano”, indicó Aparicio.

El organismo tiene tiempo sin recibir una invitación del gobierno venezolano. Dejó de ser llamado por ejemplo a observar elecciones desde 2006.

¿Le quedan aliados? 

Rodríguez pidió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) convocar a su vez una reunión extraordinaria, que se fijó para el 2 de mayo en San Salvador.

Cardozo considera que Venezuela más que aislarse busca sumar aliados en espacios “más cómodos y manejables”.

“Pero no creo que sea tan fácil, en la Celac están los mismos ‘cipayos genuflexos’ (como llamó Rodríguez a los 19 países que votaron a favor de la reunión), salvo Estados Unidos y Canadá”, subrayó Cardozo. A su juicio, Maduro apunta a “inventarse un grupo de países amigos que le den apoyo”. De los 33 integrantes de la Celac, 17 respaldaron la resolución de la OEA.

Piden adelanto de elecciones

La mayoría opositora del Parlamento venezolano pidió a la comunidad internacional que exija al gobierno de Nicolás Maduro adelantar las elecciones presidenciales, previstas para diciembre de 2018.

Al acusar a Maduro de romper “el orden constitucional”, el Legislativo solicitó activar los “mecanismos que permite la Constitución para la celebración de una elección presidencial anticipada este mismo 2017”, en un manifiesto aprobado en la sesión.

F/AFP

Deja un comentario