En Venezuela existe una dolarización de hecho

Dibujo130-600x320

En la economía venezolana se descubren hoy claros signos de una dolarización “de hecho”, aunque no haya sido decretada formalmente, asegura el economista y analista financiero, César Aristimuño, en un análisis realizado sobre este tema dado a conocer a través del portal Banca y Negocios.

Al presentar algunos de estos signos, advierte que el primero de ellos es la clara referencia del precio del dólar, en aquellos bienes no regulados o que se comercializan en los mercados negros, desde la venta a cargo de bachaqueros hasta transacciones millonarias. Pero además, esta percepción es reforzada por medidas como el cobro en divisas del impuesto de salida (por 44 dólares) a quienes viajen por el aeropuerto internacional de Maiquetía con boletos adquiridos en divisas.

En efecto, explica que a raíz de una decisión tomada por el Consejo Legislativo del estado Vargas, este tributo se está cobrando en moneda extranjera sin que hasta el momento haya ocurrido un pronunciamiento del Banco Central de Venezuela al respecto.

Otro ejemplo evidente de una dolarización de facto, se puede encontrar en la venta de vehículos en dólares, un hecho público y notorio.

Según Aristimuño, esta realidad se refuerza cuando se sabe de la negociación para la producción de vehículos familiares para su comercialización en moneda local bajo la tutela del Estado, como alternativa a la comercialización de automóviles en divisas.

Aparte de lo anterior, explica, el tipo de cambio paralelo sigue influyendo en los costos y en la fijación de precios finales a pesar de la persecución de esta práctica por vías punitivas.

Puede mencionarse como ejemplo, la venta de inmuebles con precios calculados en moneda extranjera, que sigue siendo un hecho en el país, aun pese a las recomendaciones de entes como la Cámara Inmobiliaria.

En cuanto a las fluctuaciones cambiarias más recientes, se puede observar el deslizamiento de la tasa complementaria expresada en el Simadi -ya que aún no entra en vigencia el sistema Dicom- con una paridad por encima de los 330 bolívares por dólar, que pareciera ir lentamente acercándose a un nivel de flotación, sin que este punto termine de llegar.

De manera simultánea, se ha venido registrando un discreto descenso en la tasa del dólar negro.

-En medio de estos cambios, la conclusión evidente es que en verdad el país se está dolarizando en la práctica, aunque no haya una decisión formal en este sentido-, asegura el economista.

Advierte Aristimuño, que una política concertada y fundamentada en el diálogo institucional del sector gobierno con la empresa privada, para la sana planificación de políticas económicas, puede ayudar a prevenir impactos indeseados a causa de este tipo de fenómenos.

F/Elimpulso.com

Deja un comentario