Razones por las cuales nadie olvidará a esta Asamblea Nacional

Capitolio-1100x618

A unos días de las elecciones, ha llegado el momento de hacer un balance sobre el desempeño del Parlamento que está de salida.

La juramentación de un nuevo Presidente de la República. Dos leyes habilitantes. Extraordinarios saltos de talanquera. La nariz rota de María Corina Machado. Esta Asamblea Nacional se ganó a pulso una curul en la memoria de todos los venezolanos.

Aún su telón no ha caído –el periodo de sesiones ordinarias culmina el 15 de diciembre – pero la inminencia de las elecciones del 6 de diciembre da pie a la publicación de los primeros balances. Bajo el título “Asamblea Nacional periodo 2011-2015, el Poder Legislativo al servicio del PSUV”, la ONG Transparencia Venezuela presentó un análisis detallado sobre los hechos que signaron estos cinco años.

La lista es larga. Sin embargo, partiendo de la investigación que realizó Transparencia Venezuela, a continuación se presenta un resumen de los episodios más relevantes de un quinquenio que culmina con la señal de costumbre:

– Del “no volverán” al “aquí estamos”. Este periodo marcó el regreso de la oposición a la Asamblea Nacional, luego de cinco años de ausencia por su decisión de no participar en los comicios de 2005.

– La talanquera voló por los aires. Tres diputados del estado Monagas, fieles al exgobernador José Gregorio Briceño, saltaron del chavismo a la Unidad. Más sorpresivo aún resultó el cambio de bando que protagonizaron William Ojeda, Jesús Paraqueima, Hernán Núñez y Ricardo Sánchez, quienes llegaron azules y terminaron rojos.

– El diputado 99. Lo que el pueblo le negó con sus votos, el chavismo lo consiguió a la fuerza. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) le allanó la inmunidad a la disidente de Monagas, María Mercedes Aranguren, para alcanzar el número de apoyos que exigía la aprobación de la primera Ley Habilitante que concedieron al presidente Nicolás Maduro.

– Una cana en el cabello. Esta quedará para la posteridad como la AN de Diosdado Cabello, así como la anterior llevó la impronta de Cilia Flores. No obstante, en medio de estos dos pesos pesados del PSUV se coló, por un año en la presidencia de la Cámara, el veterano Fernando Soto Rojas.

– Silla poderosa. La Secretaría de la AN se ha convertido en un trampolín para ascender en la burocracia revolucionaria. Iván Zerpa salió de ese cargo hacia la embajada de Venezuela en China. El hijo del flamante diplomático, Simón Zerpa, ha sido designado por el presidente Nicolás Maduro como responsable del Fondo Chino y jefe del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), entre otros cargos. Iván Zerpa fue sustituido por Víctor Clark, quien posteriormente asumió el Ministerio de la Juventud y ahora es candidato a diputado por el estado Falcón. El actual subsecretario de la Cámara es hijo del primer vicepresidente del Parlamento, Elvis Amoroso.

– La pobre. La AN recibió durante este período – vía Ley de Presupuesto Nacional – un total de 8.069.492.589 bolívares, monto inferior al asignado al resto de los poderes públicos.

– Máquina de billetes. Hasta inicios de noviembre, el Parlamento aprobó 1022 créditos adicionales, según la cuenta llevada por Transparencia Venezuela desde 2011. Todos los presupuestos de la Nación que admitió el Poder Legislativo en estos cinco años fueron deficitarios.

– Haga su cola. Al igual que todos los venezolanos, el Parlamento sufrió los embates de la escasez. A través de distintos comunicados, el Sindicato de Funcionarios de Carrera Legislativa (Sinfucan) ha denunciado desde 2013 que en su lugar de trabajo no cuentan con productos tan básicos como papel higiénico, hojas para redactar oficios y cartas, tinta de impresora y agua potable.

– Pasaron agachados. Los camaradas diputados evitaron interpelar a los camaradas ministros. Los miembros del tren Ejecutivo solo comparecieron ante la Cámara en el marco de unas sesiones especiales que se celebraron a principios de 2011.

– La peor. En el Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa, que evaluó el desempeño de los parlamentos de Argentina, Bolivia, Chile, Perú, Ecuador, Guatemala, Colombia, México y Venezuela, la AN obtuvo la calificación más baja (21%), muy por debajo del promedio regional de 40%.

– La producción. La AN ha sancionado 65 leyes hasta el momento. El año más productivo fue 2013, que cerró con 20 normas. Además, ha concedido dos leyes habilitantes al presidente Maduro. Valiéndose de los poderes especiales que recibió entre 2013 y 2014, el jefe de Estado firmó 59 decretos.

– Para afuera: Desde 2011 hasta principios de noviembre de 2015, la Cámara ha refrendado 110 acuerdos internacionales suscritos por el Ejecutivo nacional a través de leyes aprobatorias.

– Perdió dos. La AN comenzó con 165 diputados y terminó con 163. La primera curul quedó vacía cuando el principal Mervin Méndez y su suplente Ender Pino resultaron electos alcaldes por la oposición en el estado Zulia en 2013. Posteriormente, Henry Ventura abandonó la Cámara para asumir el Ministerio de Salud, mientras su sustituto, Alberto Castelar, representa al país como embajador ante República Dominicana. Esta situación dejó a 370.462 electores sin representación en el órgano legislativo.

– Los policamburista: Inventando la figura del “permiso temporal”, la mayoría chavista permitió que algunos de sus colegas salieran a ocupar cargos en el Ejecutivo para luego volver a la Cámara. En esa lista figuran Freddy Bernal, quien encabezó la comisión presidencial para la reforma policial, y el exsuperintendente de Precios Justos, Andrés Eloy Méndez. Sin embargo, nada supera los casos de los legisladores principales que sin mediar ningún tipo de autorización especial, mantienen un pie en el hemiciclo y otro en el Ejecutivo. Esos son el diputado-viceministro José Vicente Rangel Avalos y el diputado-director general del Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (Sencamer), Manuel Vicente Grillo Aguilar.

– Silencio en la sala: La AN aprobó acuerdos en honor a Lina Ron, en rechazo a la campaña de terrorismo mediático y hasta en respaldo a la investigación sobre planes magnicidas. Pero nada se supo de su averiguación sobre el presunto desfalco de 20 mil millones de dólares cometido en la extinta Comisión para la Administración de Divisas (Cadivi).

– En la oscuridad: Apenas 9% de los 165 diputados principales publicaron sus informes de gestión en la página web del Parlamento todos los años. El jefe del Poder Legislativo, Diosdado Cabello, está dentro de ese 91% que jamás rindió cuentas al país.

– Discurso récord: En la que sería su última presentación de informe de gestión, el difunto presidente Hugo Chávez habló por más de diez horas frente a los diputados el 12 de enero de 2012.

– Sin protección: La mayoría chavista levantó la inmunidad de los diputados opositores Richard Mardo y María Mercedes Aranguren, removió a María Corina Machado y amenazó con sancionar a Juan Carlos Caldera.

– Admite o te callas. El jefe de la AN, Diosdado Cabello, condicionó el derecho de palabra de los diputados de oposición al hecho de que reconocieran a Nicolás Maduro como Presidente de la República. “No tendrá derecho de palabra ningún diputado que no reconozca al compañero Nicolás Maduro”, advirtió Cabello en abril de 2013.

– De hemiciclo a cuadrilátero. Dos hechos violentos sacudieron a la AN en abril de 2013. El saldo de estas peleas: La cabeza ensangrentada de Williams Dávila por un microfonazo, el ojo morado de Julio Borges y la nariz fracturada de Machado. Nadie fue sancionado por esas agresiones.

– La muerte. Robert Serra, el diputado principal más joven de este periodo, fue asesinado el primero de octubre de 2014 en su residencia, ubicada en La Pastora.

F/ElEstimulo

Deja un comentario