La escasez también llega al sector eléctrico en Venezuela

IMAGEN-16506224-2

La grave crisis de generación eléctrica en Venezuela obligó al gobierno del presidente Nicolás Maduro a ordenar que los centros comerciales se les realice un corte de energía de una a tres de la tarde y de siete a nueve de la noche.

Además, la medida adoptada obliga a que dichos centros comerciales generen su propia electricidad a través de plantas a gasolina u otro combustible, así como por cualquier tipo de dispositivos.

En el 2010 el principal embalse del país, la represa de El Guri registró niveles mínimos históricos y se hicieron varios cortes de energía y se realizaron campañas para que el comercio y sectores industriales se acomodaran a la escasez eléctrica, aunque no al nivel del que se puso en marcha este miércoles.

Analistas consideran que la medida va a tener un efecto fuerte en materia de horarios, empleos y demás actividades que se realizan en los centros comerciales.

La presidenta del Consejo del Comercio y los Servicios de Venezuela (Consecomercio), Cipriana Ramos, aseguró que la reducción de la jornada de los centros comerciales a solo cuatro horas diarias, para adaptarse al racionamiento eléctrico en el país, compromete salarios de empleados y pagos de alquiler. “En un momento de crisis, en el que se necesita trabajar más, vamos a trabajar menos”, agregó Ramos en entrevista con la emisora privada Unión Radio e indicó que gremios como el Colegio de Ingenieros advirtieron en varias ocasiones al Gobierno sobre la deficiencia en servicios públicos, como agua y electricidad.

Varios centros comerciales anunciaron que desde este miércoles reducirán su jornada a cuatro horas, justamente en el horario que el Estado suministra el fluido eléctrico.

El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, explicó que los centros comerciales deberán autogenerar electricidad en los horarios de cortes eléctricos, algo que, afirmó, establece la legislación venezolana desde 2011. “El Ministerio de Energía Eléctrica no está imponiendo horarios de trabajo”, aclaró.

Según Motta, las medida tiene el objetivo de ahorrar electricidad pues la principal central hidroeléctrica venezolana, Simón Bolívar, tiene un nivel de agua de 8 metros por debajo del promedio.

Según el ministro de Ecosocialismo y Aguas del país, Ernesto Paiva, la sequía provocada por el fenómeno de El Niño ha hecho que los 18 mayores embalses con los que cuenta Venezuela estén “muy cerca de la línea roja” o alcancen “niveles críticos”.

Por ello, además de cortes de energía programados también en sectores residenciales, desde el pasado 4 de enero se implementó un plan de “suministro equitativo” que implica, según Paiva, la “corrección de las fugas de agua” en los acueductos del país y el racionamiento del servicio entre 5 y 6 días a la semana en los que las válvulas son abiertas solo en horas de la mañana.

F/ EFE

Deja un comentario