Diccionario del guachimán venezolano

Él es el ferviente protector de tu morada, el que te da los “buenos días” cada mañana o el “buenas noches” cuando llegas del trabajo. Aunque todos los que conocemos dicen que no darían la vida por la propiedad que cuidan, sabemos que su función de perro guardián es necesaria en esta Venezuela en la que el derecho a la seguridad es un servicio privado.

Algunos fungen solo de porteros, otros al menos ladran o cantan cuando notan la invasión de un ser sospechoso.  En algunas regiones los llaman “serenos”, en otras “celador”; pero en Caracas, Venezuela, le tenemos tremendo apodo:”el guachimán” (Leer el sexto término).

La cuestión es que no importa cómo los llamen, todos hablan igualito. Es algo de la profesión, naturalmente. Aunque algunos sean unos tipos estudiados -que los hay y más en una economía como esta- esta jerga se exuda e impregna con las jornadas nocturnas y el estado de vigilancia.

Ojo que esto no se tome como un asunto clasista -comentario típico de aquellos pacatos que no vivieron o no recuerdan aquellos tiempos de Radio Rochela, aquellos tiempos donde echar vaina no era una ofensa. Si le enseñas a algunos de estos servidores este diccionario, lo más probable es que se burle a carcajadas no que monte una trompa de Doña de Él Cafetal. Bajémosle dos al complejo de sifrino.

1. Actos amorosos: Cuando un vigilante quiere sapear a alguien o se refiere al oc-jeto contundente que algunos propietarios irresponsables arrojaron desde la planta alta o a algunos vecinos calenturientos que fueron atrapados en las áreas comunes haciendo actos indebidos. A esos AC-tos (porque esta palabra también tiene su énfasis en la jerga guachimana) se les da el calificativo de amorosos. El guachiman es un tipo romántico.

2. Áreas comunes: Son aquellos espacios que todos los propietarios comparten. Entre ellas se comprenden los jardines, el estacionamiento, los lobbies de los edificios (o planta baja), las áreas infantiles, salones de fiesta y piscina.

3. Copiado: Señal de radio para denotar que las ordenes de los superirores han sido escuchadas y asimiladas.

4. Ebriedad: Estado en el que suelen salir los invitados del edificio y con el que suelen cometer sus peores fechorías. Sustituto de la palabra borrachera, porque denota más cultura.

5. Garita:  Casilla pequeña, para abrigo y comodidad de los celadores. Se trata de algo más que un lugar de trabajo, casi un hogar, que está acomodado a la medida de quienes comparten guardia en dicho espacio. En ellos suele haber cafetera, diferentes cargadores celulares, microonda, neverita o caja china para conservar alimentos, colchoneta, mantas, radio, televisor, hasta Blue Ray.

6.Guachimán: Anglicismo proveniente de la alocución “watchman”, sustantivo usado en inglés para referirse al vigilante de una obra. Se acuñó en Venezuela en la época del boom petrolero cuando empresas como la Shell vinieron a explotar el petróleo. El wachiman es el mayor conocedor de la zona. En algunos casos, también es conocido como “la sensación del bloque” porque chica que pasa, chica que piropea y estando tanto tiempo en el mismo lugar puede ir conociendo cada vez un poquito más de ellas.

7. Invitado (s): Persona(s) por la que el vigilante se puede meter en un problema con La Junta. Son siempre sospechosos de delito, de hurto de señalizaciones, de actos amorosos en conjunto con los propietarios, entre otros.

8. La Junta: Órganismo supremo conformado por viejas mañosas y cascarrabias que no les da flojera “armar peos” a vigilantes u otros vecinos.

9.Libro de novedades: Es como el libro negro de detenimiento del colegio pero en él, este personaje anota todas las cosas inusuales que suceden durante su jornada. También es conocido como “bitácora”.

10. Lista de invitados: A los ojos de este servidor se trata de un catálogo de insolentes y escandalosos que no permitirán que la vigilia se presente “sin novedad”. Normalmente tienen una longitud exagerada, lo que entorpece el flujo de personas o vehículos por la entrada principal de la residencia o edificio.

11. Negativo: Expresión para denotar negación.

12. Novedad: Cualquier tipo de incidente que ocurra durante la jornada de trabajo. Suele ser la palabra más repetida de la bitàcora y siempre va antecedida por la palabra “sin”.

13. Objeto contundente: Cualquier artefacto u elemento pesado y sospechoso que encuentre el guachimán en el perímetro. Cuando alguno de los vecinos menores de edad arrojan algo por una ventana, seguro se escuchará una frase como: “un grupo de propietarios ha despedido un objeto contundente desde las plantas altas del edificio”. Cuando se menciona este vocablo, el vigilante hace un pequeño acento o énfasis en la primera sílaba de “objeto” que hace sonar a la palabra de manera cortante: “oc-jeto”.

14. Pa’l fresco (var. pa’l café): Es la frase de costumbre para pedir una propina por el mero hecho de hacer el trabajo asignado, así el desempeño no sea el óptimo. Previo a esta petición, el vigilante puede ejercer labores de jala mecate, lanzando piropos o frases motivacionales.

15.Perímetro: En geometría, este término se refiere a la suma de las longitudes de los lados de una figura geométrica plana, pero en el vocabulario del vigilante esta palabra hace referencia a la totalidad del terreno al cuido de este servidor.

16. Permiso: Palabra para limpiarse las manos, una de las más usadas en el mundo de la vigilancia entre otros. Ejemplos de uso: “La Junta no me concede el permiso para dejar pasar visitantes a estas horas”, “el propietario no ha otorgado el permiso para dejar que estacione su vehículo en ese puesto”.

17. Positivo: Expresión para denotar afirmación. Además que es costumbre de los vigilantes usar palabras más rebuscadas, en este caso se usa positivo para evitar confusiones con las trasmisiones radiales. El adverbio “sí” es monosílabo y puede perderse en la transmisión. Pero es cierto que los vigilantes lo usan cuando conversan en vivo y directo, incluso al tratarse de conversaciones fuera del ámbito laboral.

18. Planta: Pisos de un edificio. Suelen referirse a el Pent House como la “planta alta”

19. Propietario(s): En caso de que el término sea usado en una construcción o edificio comercial, se tratará del dueño o dueños del establecimiento. Si se trata de una residencia se refiere a todos los vecinos que habitan el inmueble.

20. Quemaíto: Toda garita debe estar equipada con un DVD o Blue Ray para las noches largas, es por eso que los vigilantes sean todavía asiduos del material de cine pirata.

21. Recorrido: Traslado en circuito que debe hacer el vigilante al menos dos veces por jornada para asegurarse que todo esté en orden o “sin novedad”.

22. Saboteador: Término usado por estos servidores para referirse al propietario que siempre está “echando vaina” o a un posible intruso. También puede referirse a esta persona como “abusadorcito”, término acuñado por el Inspector Rodríguez de ¡Qué Locura!.

23. “Un cigarrito ahí”: Alocución que denota que un vigilante puede fumarse un caja de cigarros al día y no pagar por ella.

24. Vehículo: Porque carro es muy mainstream para los vigilantes. El guachimán por vocación gusta de las palabras más rebuscadas para referirse a las cosas. En este caso, “vehículo” brinda dos sílabas más y una “h” intercalada.

F/Elestimulo.com

Deja un comentario