Cuatro formas de caer en manos del hampa en el aeropuerto de Maiquetía

MAIQUETIAFernando Carrillo*, de 40 años de edad, es un empresario peruano que llegó al país en junio de 2015 para operarse del corazón. Con el médico venezolano, allegado a su familia, cuadró el traslado desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía, estado Vargas, hasta la residencia donde se quedaría al sureste de Caracas.

El conductor no llegó y Fernando pasó 45 minutos sentado al lado de las taquillas para pagar el estacionamiento. Allí lo sorprendieron dos hombres armados. Lo sacaron del terminal aéreo apuntado con las pistolas en cada lado del torso. Los brazos de los delincuentes lo rodeaban, simulaban que se alegraban por la llegada de un pariente.

Los tres delincuentes, dos “pegadores” -los que ejecutaron la fechoría- y el conductor, rodaron por la autopista Caracas – La Guaira hasta la avenida San Martín. Le quitaron los 7 mil dólares que traía en efectivo para su operación. “No me maten, no me maten. Tengo un marcapasos en el corazón”, rogaba Fernando a sus captores. Al final, los delincuentes obligaron a un taxista que pasaba por la zona a llevarlo a donde él les indicara.

Este es uno de los cuatro modus operandi que el hampa utiliza para apoderarse de lo ajeno en la principal entrada al país: el Aeropuerto  Internacional de Maiquetía. En este terminal, desde funcionarios de aduanas hasta taxistas son potenciales aliados de los delincuentes; incluyendo a los uniformados.

Una fuente policial indicó a Efecto Cocuyo que la seguridad de la institución está en manos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que creó un Servicio Aeroportuario en 2015, con 100 agentes, y de la seguridad de la aviación del aeropuerto.

Desde hace cinco días, la Policía de Vargas fue incluida en los planes preventivos del terminal aéreo. Esta decisión se tomó luego de que el sábado 19 de marzo, Abdelranhman Ismail Elsayed Hassan, un turista egipcio, fuera asesinado en la entrada del aeropuerto nacional, al resistirse al robo de sus pertenencias.

Un delincuente se acercó al grupo con el que se encontraba la víctima, fue directo a él y le disparó cuando se negó a entregar el bolso. Huyó en una moto. Por esta razón, ahora está prohibida la circulación de motos por las adyacencias del aeropuerto.

Polivargas dispuso a 48 de sus hombres en tres alcabalas en la entrada del Hotel Eurobuilding, la de la Aduana Aérea y la de Guaracarumbo. Su misión es controlar el ingreso de las motocicletas y de los taxis “piratas”.

El “pichador” y sus “pegadores”

Este modus operandi consiste en el pase de datos de los pasajeros que ingresan al país con efectivo en moneda extranjera. Según las fuentes consultadas, un funcionario del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), un GNB o un maletero pueden ser quienes “den el pitazo” a los delincuentes que esperan fuera del aeropuerto.

Según el periodista Eligio Rojas, el Ministerio Público investiga si los funcionarios del Seniat estuvieron vinculados con el crimen del ciudadano egipcio, el pasado 19 de marzo.

El 18 de junio de 2014, el alemán Cristophs Wilhem Kleuters Deuts, de 57 años,  fue asesinado cuando llegaba al Hotel Eurobuilding de Caracas.  La hipótesis principal que manejaron las autoridades es que al turista lo siguieron desde el aeropuerto para despojarlo de un maletín en el que, presuntamente, había dólares en efectivo.

Adiós equipaje

En abril de 2015, el Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía (IAIM) indicó que la GNB había detenido a 42 trabajadores aeroportuarios vinculados presuntamente con el hurto de equipajes. En total, en los primeros cuatro meses del año pasado, los militares capturaron a 144 personas, por gestión de divisas, tráfico de drogas, reventa de boletos, entre otros delitos.

En octubre de ese mismo año, el jugador de la vinotinto, Alexander González, denunció que en el vuelo de regreso de Brasil, tras el partido de las eliminatorias al Mundial Rusia 2018, les sustrajeron algunas pertenencias en migración del aeropuerto de Maiquetía.

Los cazabobos

Un pasajero de origen asiático se encontraba en la cola para chequearse en un vuelo comercial, cuando descuidó su equipaje de mano al ser entretenido por un miembro de la banda. Otro implicado agarró el equipaje e intentó darse a la fuga junto a sus dos cómplices.

Esto ocurrió en 2014 y en esa oportunidad los agentes de seguridad del aeropuerto detectaron la situación y detuvieron a los tres delincuentes de nacionalidad colombiana, quienes conformaban la banda de “Los Venecos”.

Los desvalijadores

Reproductores, baterías, cauchos. Esas son las principales piezas de los vehículos que buscan los delincuentes que hurtan los carros que están estacionados en el aeropuerto de Maiquetía.

De acuerdo con las fuentes policiales, los delincuentes que cometen este delito son vecinos del complejo de Misión Vivienda Brisas de Maiquetía, construido dentro del aeropuerto, al lado del terminal internacional. Allí habitan 600 familias distribuidas en 20 torres.  

*Nota del redactor: El nombre de la víctima es ficticio. Fue una condición para obtener el testimonio.

F/Efectococuyo.com

Deja un comentario