Para atacar escasez en Venezuela ejército controlará el abastecimiento

La noche del lunes el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro nombró al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, como su adjunto en el manejo de la nueva Gran Misión de Abastecimiento Soberano con la que pretende normalizar la crisis de escasez de alimentos de la cesta básica y productos de higiene personal en ese país.

El mandatario venezolano ordenó a todos los ministros “responder directamente a las órdenes” de Padrino López, quien el mismo lunes lideró su primer Consejo de Economía Nacional.

Un decreto de Maduro entrega amplias prerrogativas a los militares sobre la economía venezolana, lo que fue criticado por analistas, que consideran que la norma no soluciona la crisis que atraviesa el país que, dicen, es consecuencia de 17 años de políticas socialistas.

La norma le da a este nuevo órgano gubernamental la potestad de dictar resoluciones sobre compra, comercialización y distribución de alimentos, medicinas y productos de higiene personal y aseo del hogar, subordinando a su control los ministerios encargados de esas labores.

“Implica el aprovechamiento de la capacidad operativa de la Fuerza Armada en todo el territorio del país (…) en actividades y tareas de apoyo al abastecimiento nacional de productos estratégicos para la garantía de los derechos a la alimentación y la salud de los venezolanos“, dice el decreto publicado en la ‘Gaceta’ que circuló este martes.

La norma se decretó bajo un estado de excepción, que le permite al presidente gobernar sin control del parlamento, de mayoría opositora, hasta el próximo año.

Más poder para los militares

La inflación en Venezuela fue la más alta del mundo en el 2015 y la economía lleva dos años y medio en recesión, agudizada por el desplome de los precios del crudo, su principal fuente de divisas.

Ante la complicada situación, la oposición busca convocar un referendo para revocar el mandato de Maduro.
“Los anuncios oficiales para atender la crisis económica y de abastecimiento sólo profundizan las causas del problema”, opinó el analista Luis Vicente León.

“Si parten de que la causa de la crisis es la guerra económica y no el modelo primitivo de intervencionismo y control, todo lo demás será inútil”, agrega.

Sin embargo, en un intento por aplacar críticas al decreto que da más poder a los militares, Padrino dijo que “es un asunto de disciplina, no de militarizar”.

“Yo soy un hombre formado en la ciencia y el arte militar, pero no me gusta el militarismo no me gusta la intervención militar en los asuntos que no son de naturaleza militar“, aseguró.

El Comando para el Abastecimiento podrá obligar a los privados a vender su producción a entes estatales, y todos los miembros de la cadena de producción y comercialización de alimentos, medicinas y otros bienes básicos deberán obedecer sus “directrices, regulaciones e instrucciones”.

El decreto también busca la reconstrucción de un nuevo sistema de determinación de costos y precios justos, vigente desde hace años en el país, y que es señalado por opositores y analistas como una de las causas de la baja en la producción nacional y de la aguda escasez.

F/ELTIEMPO

Deja un comentario