Venezuela, el país de los records….

La gestión de Nicolás Maduro, heredera directa de la Hugo Chávez (1999-2013), ha conducido a Venezuela a una situación límite. Al borde  de un precipicio pues los números muestran un país se asoma a una crisis humanitaria que involucraría, de una forma u otra, a sus vecinos (Colombia y Brasil) y a toda la región latinoamericana.

Maduro ha demostrado tener escasa habilidad política y mucho menos liderazgo que su antecesor, pero en muchas facetas su gobierno no ha hecho sino profundizar una situación que ya venía arrastrándose en temas como la alta inflación, el desabastecimiento o la inseguridad ciudadana.

El cóctel es explosivo y, muy probablemente, provocará el colapso del régimen y dejará una herencia envenenada a quien tenga que tomar las riendas de la nación en el postchavismo.

Venezuela lleva ocupando el primer puesto del ranking global de inflación desde 2013, con la excepción del año 2015, cuando fue superado por Sudán del Sur. La economía venezolana cerró el 2016 con una inflación estimada en el 500%.

El país caribeño y Sudán del Sur son los único que tienen un inflación de tres dígitos ya que el resto no supera el 50%, salvo Surinam. Para 2017 se calcula que la subida de precios venezolana podría alcanzar los tres dígitos: el FMI calcula un 1.660% para este año.

Desde hace una década Venezuela marca el índice de inflación más alto de América latina. Se ha convertido ya en un problema estructural para la economía venezolana pues lleva soportando una inflación de dos dígitos desde antes de la llegada de Hugo Chávez al poder y de más del 20% desde 2007. Tras superar el 27% en 2011 y el 20% en 2012, en 2013 dio un salto cualitativo hasta superar el 56%. En 2015 atravesó la línea del 100%.

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, considera que la inflación en el país está “completamente desbordada” y que Venezuela está viviendo una etapa “muy complicada” y que el primer elemento importante es la inflación ya que “tenemos la inflación más alta del mundo y de la historia de Venezuela, y va a ser varias veces mayor que la del año pasado”,

La mayor caída del PIB

Venezuela es el país cuyo PIB más ha retrocedido en esta década: en torno al 20% en el último lustro. Un quinto de su economía se ha volatilizado porque los diferentes gobiernos no han llevado a cabo los ajustes necesarios cuando la economía empezó a dar síntomas de agotamiento.

Desde 2011 los gobiernos venezolanos no han tomado esa clase de medidas por diferentes razones: en 2011 por la enfermedad de Chávez, en 2012 y 2013 porque hubo elecciones presidenciales. En 2014 por la oleada de protestas de la oposición, en 2015 por las elecciones legislativas y en 2016 porque la pugna con la Asamblea nacional en manos de la oposición ha consumido las energía de un gobierno progresivamente más débil.

El deterioro económico no deja de avanzar: de acuerdo a las cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) para 2015, el PIB se contrajo en un -5,7% (en comparación con el mismo período de 2014). Venezuela continúa por cuarto año consecutivo en un ciclo recesivo y después de un crecimiento muy bajo (1,3%) durante 2013, ha experimentado una constante caída en la producción.

“Para 2017, este ambiente económico parece no ser muy diferente lo que augura que la recuperación no se alcanzará este año. Para el cierre 2017, estimamos una caída de entre 3% y 5%. De cumplirse, la caída del PIB acumularía -21,7% en 4 años” señala en Prodavinci Anabella Abadi.

“Venezuela sería la economía con el peor desempeño macroeconómico del mundo en 2016. La historia reciente y la evidencia empírica muestran que ese ciclo negativo de desempeño macroeconómico y caída en la aprobación de gestión del gobierno están correlacionados y, como indican las proyecciones, estarán presentes por un tiempo más. Sin embargo, la gran incógnita sigue siendo cuándo y cómo terminará este muy “inestable equilibrio” económico y político de Venezuela”, concluye José Manuel Puente en un Informe para el Real Instituto Elcano.

Entre los países más inseguros

Las políticas económicas del gobierno de Maduro han conducido a que la población pierda calidad de vida a causa de la subida de los precios, el desabastecimiento y la inseguridad ciudadana.

Caracas está considerada como la ciudad más insegura del mundo por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, con 120 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Venezuela, por su parte, es el país latinoamericano peor posicionado en el Índice Internacional de Seguridad y Policía de la Asociación Internacional de Ciencias Policiales y el Instituto para la Economía y la Paz.

El estudio determinó que Venezuela se posiciona en el puesto 119 ya que “la situación de seguridad interna en Venezuela se está degradando, sabemos que es probable que la tasa de homicidios suba significativamente y pensamos que ahora es de 50 por cada 100.000 habitantes, lo que es increíblemente elevado”, apunta el director de investigación del Instituto para la Economía y la Paz, Daniel Hyslop.

Por su parte, el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) en su informe anual del año 2016 ha calculado una tasa de 91,8 muertes violentas por cada 100.000 habitantes y un total de 28.479 fallecidos lo cual ubica a Venezuela en el segundo lugar de los países con mayor violencia letal en el mundo tras El Salvador, con una tasa de alrededor de los 100 homicidios por 100.000 habitantes (el año pasado fue de 103); y en tercer lugar Honduras, con una tasa cercana a los 60 homicidios por 100.000 habitantes (el año pasado fue de 56).

“Como dato curioso tenemos que en el año 2016 en Siria murieron un aproximado de 17.000 personas, entre ellas 2.000 niños, en Venezuela sin guerra oficial superamos esta cifra en casi 12.000 personas, es evidente que los más de 20 planes de seguridad que se han implementado para combatir la inseguridad han sido un completo fracaso aunado a las graves denuncias de violaciones de los derechos humanos que se han cometido por los funcionarios policiales, las recientes muertes atribuidas a la Operación Liberación del Pueblo (OLP) en las masacres de Cariaco y Barlovento es una clara muestra de ello”, apunta Carlos Nieto Palma en El Nacional.

El país más corrupto de América latina

La organización no gubernamental, Transparencia Internacional, ha situado en su informe de 2016 a Venezuela como el país más corrupto de Latinoamérica.

Esta organización situó a la nación caribeña en el puesto 166 por debajo de naciones como Haití (159), Nicaragua (145), Guatemala (136), Honduras (123), México (123), Paraguay (123), Brasil (79), Uruguay (21º) y Chile (24º).

Venezuela ha ido empeorando en materia de corrupción desde hace tres lustros. En 2003 había cinco países peor evaluados que Venezuela en la región: Bolivia, Honduras, Ecuador, Paraguay y Haití. En 2005, solo Paraguay y Haití superaban a Venezuela y desde 2014 el régimen chavista es el peor evaluado,

Alejandro Salas, director para las Américas de Transparencia Internacional, señaló que ve “difícil que vaya a haber mejoras bajo el actual régimen. Es ingenuo pensar que los mismos que se benefician de algo lo vayan a cambiar”.

Democracia de baja calidad

Venezuela, Guatemala y República Dominicana son los tres países latinoamericanos con menor desarrollo democrático, según un informe de la consultora Polilat. Un posición que viene repitiéndose caña tras año. Ya en 2012 el Índice de Desarrollo Democrático Latinoamericano elaborado por la consultora argentina Polilat y la Fundación Konrad Adenauer mostraba a Venezuela en el último lugar de la lista.

Según Jorge Arias, director de Polilat, los peores datos los da Venezuela (2.6), “donde están encarcelados los opositores de mayor capacidad electoral”, y Guatemala (2,7), “donde los requisitos democráticos se cumplen supuestamente en la forma pero en el medio se elimina a la oposición”.

Además, en 2016 el gobierno no solo impidió mediante recursos legales impedir la celebración del referéndum revocatorio sino que además fueron suspendidas las elecciones locales.

Doce países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron  su “profunda preocupación” por la suspensión del proceso revocatorio del Gobierno del presidente Nicolás Maduro y pidieron que se concrete pronto un “clima de paz” en Venezuela.

Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos de América, Honduras, Guatemala, México, Perú y Uruguay suscribieron un comunicado conjunto en el que manifestaron su preocupación por la decisión del Consejo Nacional Electoral venezolano “de postergar el proceso de recolección del 20% del padrón electoral requerido para activar el referéndum revocatorio”.

Según el texto difundido por la Cancillería argentina, la paralización del proceso -previsto inicialmente para el 26 y 28 de octubre- y la decisión del poder judicial de prohibir la salida del país de los principales líderes opositores “afecta la posibilidad de establecer un proceso de diálogo” con el Gobierno que facilite “una salida pacífica a la crítica situación que atraviesa” Venezuela.

Asimismo, las elecciones regionales debían realizarse a fines de 2016, ya que los gobernadores cumplían sus mandatos de cuatro años en diciembre, pero se suspendió por seis meses.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, dijo en una conferencia de prensa que el ente electoral había aprobado el cronograma electoral para 2017 y que se acordó dejar los meses de marzo y abril próximos para que los partidos políticos realicen sus elecciones primarias: “Para poder garantizar todos los extremos necesarios, para que se cumpla, las elecciones regionales quedaron establecidas para finales del primer semestre de 2017 y las municipales para finales del segundo semestre”.

F/Infolatam.com

Deja un comentario