Venezuela cerró el 2017 con inflación de 2,616 % y el PIB cayó un 15 %

Venezuela cerró el 2017 con una inflación de 2,616 por ciento y una caída del Producto Interno Bruto de 15 por ciento, según cálculos de una comisión especializada del Parlamento, de mayoría opositora.

“El índice de inflación para diciembre (pasado) fue de 85 por ciento con una inflación acumulada en el 2017 del 2,616 por ciento”, precisó el lunes a periodistas el diputado opositor Rafael Guzmán.

Venezuela tuvo además “una caída del Producto Interno Bruto del 15 por ciento el año pasado”, agregó el legislador, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento, que difunde indicadores económicos debido a que el Banco Central de Venezuela (BCV) no los publica desde hace dos años.

La industria petrolera -que aporta el 96 por ciento de los ingresos al país- produce 1.9 millones de barriles diarios, según la última cifra oficial difundida, por lo que la merma de la producción de petróleo superó los 400,000 barriles el año pasado, según el Parlamento.

El gobierno, que no reconoce al Parlamento, achaca la grave crisis al desplome de los precios del petróleo y a una “guerra económica” de empresarios de “derecha” que -asegura- busca derrocar al gobernante Nicolás Maduro.

Durante el 2017, Maduro anunció seis aumentos salariales, el último, el pasado 31 de diciembre, que fijó el salario mínimo integral (sueldo más bono de alimentación) en 797,510 bolívares ($238 a la tasa oficial y $6 en el mercado negro).

“No hay aumento de salario que pueda combatir esta situación”, comentó Guzmán, al señalar que Venezuela es el único país del mundo en tener hiperinflación.

El diputado José Guerra, presidente de la Comisión de Finanzas, aseguró que para frenar la hiperinflación es necesario desmontar el sistema de control de cambio, vigente desde hace 15 años, con el cual el gobierno monopoliza las divisas.

Ante la falta de dólares, muchos empresarios acuden al mercado negro (donde el dólar se cotiza 40 veces más que el oficial) para operar sus negocios, disparando los precios de los bienes y servicios.

Según Guerra, el BCV debe “parar la impresión de dinero inorgánico” y el gobierno “refinanciar la deuda externa”, estimada en unos $150,000 millones.

“Estamos hablando de una inflación que puede pasar el 10,000 por ciento si el Banco Central siguen financiando al gobierno”, manifestó Guerra.

Venezuela y la petrolera estatal PDVSA han sido declaradas en default por retrasos con varios pagos de capital e intereses de deuda.

Según el FMI,la inflación en Venezuela llegará a 2,350 por ciento en el 2018, y estimó una caída del PIB de 12 por ciento en el 2017 y de 6 por ciento para el próximo año.

F/