Venezuela autoriza un aumento del 350% en el precio de los billetes aéreos

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha encontrado una forma expedita de evitar que se profundice la disputa que desde principios de año mantiene con las líneas aéreas internacionales. El presidente ejecutivo de la Asociación Venezolana de Líneas Aéreas, Humberto Figuera, reveló en una entrevista con una televisora local que a partir del próximo 1 de julio las aerolíneas calcularán el precio de los billetes a la tasa de 50 bolívares por dólar, uno de los cuatro tipos de cambio que existe en el país.

El nuevo monto supone un varapalo al bolsillo de los venezolanos por el incremento de hasta un 350% de media en los bolívares que deberán entregar para viajar al exterior. Esto obedece a la diferencia existente entre las cotizaciones de la moneda estadounidense en Venezuela, cuya compra y venta se reserva el Gobierno desde 2003. A la vez, la medida podría aumentar los cupos disponibles si las aerolíneas deciden ofertar asientos de distinto rango de precios, una posibilidad que prácticamente había desaparecido en lo que va de año.

En la actualidad las aerolíneas venden los asientos en moneda local a la tasa de cambio de 10,90 bolívares por dólar, un marcador que el Gobierno fijó para que algunas empresas importen insumos –autopartes, componentes para el sector petroquímico y químico, electrodomésticos- necesarios para su operación. Ese subsidio, que benefició a los viajeros locales y extranjeros que preferían tomar un vuelo hacia Caracas y luego comprar un pasaje aprovechando el diferencial cambiario, terminó convertido en un problema para las empresas al agudizarse los problemas de flujo de caja de la administración chavista, que se niega a aumentar el precio de la gasolina para el mercado interno –un subsidio que le cuesta anualmente unos 12.000 millones de dólares- y vende en condiciones desfavorables su petróleo a los países del Caribe.Desde 2012 el Gobierno no ha entregado oportunamente las divisas para la repatriación de ingresos y utilidades de las aerolíneas internacionales, que se estiman en casi 4.000 millones de dólares.

Es la segunda vez que el ministro de Transporte Aéreo y Acuático, Hebert García Plaza, anuncia un calendario de pagos a las empresas del sector. El primer incumplimiento del plan provocó la suspensión temporal, efectiva a partir del venidero 2 de junio, de la frecuencia Roma-Caracas de la italiana Alitalia y de la venta de boletos desde Venezuela de la alemana Lufthansa. Estas decisiones se unieron a la deserción de Air Canada a mediados de marzo y a los resultados anunciados hace dos semanas por la brasileña Gol, que cubre la ruta Sao Paulo-Caracas. En el primer trimestre de 2014 declararon una pérdida de 34 millones de dólares asociada a la depreciación de la moneda venezolana y recursos represados en Venezuela equivalentes a 159 millones de dólares.

Esta vez fue el ministro de Finanzas, Rodolfo Marco Torres, quien anunció el pago de la deuda contraída en 2013 con AeroMéxico, Insel Air, Tame, Aruba Airlines y en 2012 con Lacsa-Taca y Avianca. Los mayores acreedores del sector –American Airlines y Copa- no aparecieron entre los beneficiados, pero Figuera anunció que el Gobierno está dispuesto a honrar sus deudas en un plazo máximo de seis meses.

Este parece ser el primer paso para intentar atajar en serio una crisis que amenazaba con dejar aislada a Venezuela por vía aérea. Las amenazas del Gobierno, proferidas la semana pasada por Maduro, no han sido suficientes para que las aerolíneas se abstengan de tomar medidas. En un intento por darle un carácter temporal a la crisis el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, dijo que las frecuencias hacia Venezuela estaban disminuyendo debido a la gran cantidad de turistas que querían viajar a Brasil para asistir al Mundial de fútbol, que comenzará dentro de dos semanas. Venezuela cuenta con una línea bandera oficial, Conviasa, y otras dos empresas de muy mala reputación en el mundo aeronáutico, que difícilmente podrían satisfacer la demanda.

reembolso020813

Fuente: EL PAIS