Saqueos y Caos tras acabar el canje de billetes

En al menos ocho ciudades de Venezuela se registraron protestas y saqueos ayer por la falta de dinero en efectivo después de que el presidente Nicolás Maduro decidiera retirar el billete de 100 bolívares, el más grande y de mayor circulación en el país, para sustituirlo por una moneda y por un billete de 500 bolívares en un plazo de tres días que acabó ayer.

Maduro anunció el 11 de diciembre la decisión de retirar el billete de mayor circulación, que con la alta inflación del país representa casi 80 % de la masa monetaria, para contrarrestar un supuesto contrabando de extracción de billetes hacia Colombia, con el fin de «atacar a la economía venezolana».

El jueves, el mandatario redujo de diez a cinco días el plazo para canjear los billetes que no pudieron ser depositados en la banca entre el martes y el jueves en las dos sedes del Banco Central, en Caracas y Maracaibo, la segunda ciudad más grande del país. «El operativo de recogida de los billetes ha sido exitoso», señaló Maduro.

Muchos de sus compatriotas no compartieron su opinión ayer por la mañana, cuando se agolparon en la sede del BCV en Maracaibo. Al obtener como respuesta que el canje de los billetes se haría a partir del lunes, comenzaron a protestar y posteriormente se iniciaron saqueos en comercios y protestas en las puertas de los bancos, exigiendo a las entidades financieras que aceptaran los billetes de 100 que les habían prohibido admitir desde ayer.

Iguales protestas, acompañadas de saqueos (especialmente a negocios de comerciantes de origen chino, a quienes las redes sociales acusan de acaparar billetes), se registraron al este y sur del país, en Barcelona y Puerto La Cruz, en el estado de Anzoátegui; Maturín, capital del estado de Monagas; y en diversas ciudades del estado de Bolívar, al sur del país, entre ellas San Félix, Upata, El Callao y Tumeremo, pueblos remotos con difícil acceso a la banca. Y también tuvieron su réplica en Barinas. En Caracas hubo también largas colas cerca de la sede del Banco Central, pero fuertemente custodiadas para impedir desórdenes.

Un portavoz de la banca, que pidió el anonimato, señaló que la recogida de billetes -«improvisada y pensada para provocar un caos»-, ha dejado a la gente sin dinero a una semana de Navidad, y que las monedas y billetes que sustituirán a los que fueron retirados «no han llegado a los bancos». Señaló que se requieren cuatro semanas, al menos, para calibrar la red de cajeros automáticos a los nuevos billetes 500 y 1.000 bolívares que en teoría debían circular desde ayer.

El diputado opositor Rafael Guzmán calificó de robo el retiro masivo e improvisado de billetes, señalando que el Banco Central no puede poner plazos a sus compromisos expresados en moneda. El país es un hervidero a una semana de «las Navidades más tristes de la Historia», como ya han sido bautizadas comúnmente en Venezuela.

F/Lavozdegalicia.es

Deja un comentario