Quedarse o irse antes que te maten

portada-mercedes-1100x618

La coyuntura política, económica y social ha trastocado la dinámica. Venezuela pasó de ser un país receptor de emigrantes, a uno al que se le escapa su caudal de talentos y emprendedores. Quienes se marchan en su mayoría no son los más desposeídos sin formación profesional, sino la clase media con un alto nivel académico. Huye de la muerte o la inseguridad jurídica

Venezuela atraviesa una crisis económica y social que ha ocasionado un auge migratorio y de fuga de cerebros, causando un impacto tanto en lo individual, con historias de éxito o fracaso, como en lo colectivo, con un país que mira impávido el éxodo de su talento humano —como la corriente incontenible de un dique que se rompe.

El día 6 de junio de 2015, se realizó en la sede del diario El Nacional el encuentro denominado: Lo que debes saber antes de emigrar, la coyuntura venezolana para entender el dilema de la migración”. En él, los expertos Oscar Hernández Bernalette y Alfredo Zuloaga facilitaron herramientas para comprender esta nueva realidad y, en consecuencia, tomar la decisión más acertada.

¿Por qué el adiós?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la emigración es un derecho humano. La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), prevé en su artículo 13 1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar…”.

4cita

No obstante, Hernández Bernalette señala que la migración no es una salida fácil. Es una decisión que inicia con la búsqueda de una mejor calidad de vida. Asegura que el proceso comienza antes de llegar a destino, desde el momento en que la persona valora como opción la alternativa de irse; ocasionándole cambios emocionales y productivos.

sigue leyendoF/Elestimulo.com

Deja un comentario