Policías venezolanos emigran ante la creciente inseguridad

La desbordada inseguridad que se vive en Venezuela ha dejado como resultado que los funcionarios encargados de velar por el resguardo de la ciudadanía como son los policías engrosen la lista de personas que huyen del país caribeño en busca de mejores oportunidades.

En un trabajo realizado por el diario El Nacional, en 2016 cerca de 1.600 efectivos policiales renunciaron a sus puestos de trabajo, pero alrededor de 480 funcionarios, se fueron del país por la inseguridad, evitando así que su indumentaria de trabajo los convierta en una estadística más entre las víctimas que abaten a diario en el país.

Según investigaciones policiales, alrededor de 6.000 funcionarios requiere la zona de la Gran Caracas para cubrir el déficit de agentes por renuncias.

Un ejemplo de esta estampida policial es Luis Contreras, quien trabajó como funcionario de la Policía Nacional Bolivariana durante tres años. En mayo del año 2015 fue víctima de un atentado por parte de un grupo de delincuentes que pertenecían a la banda del Lucifer, el oficial recibió dos disparos que lo mantuvieron en estado crítico durante más de 15 días.

Cuando le correspondía incorporarse al trabajo en junio de 2016 entregó su carta de renuncia para irse del país a buscar nuevas oportunidades laborales. “El ejercicio policial se convirtió en un oficio riesgoso en este país. Mi hermano tomó la decisión de irse porque los policías se han convertido en blanco del hampa. Ahora vive en Colombia tranquilo”, comentó su hermano, Braulio Conteras.

De los 1.254 funcionarios policiales que había en el año 2012 en Polisucre, solo quedan 700 para custodiar el municipio que tiene el barrio más grande del mundo. 85% de los agentes que ahora no están en las filas de la institución, renunció.

El presidente Nicolás Maduro anunció en enero de este año la incorporación de 10.000 funcionarios a las filas de la Policía Nacional Bolivariana. Sin embargo, el organismo no ha logrado la meta, según una fuente policial.

Apenas han sumado 6.000 hombres en todo el país, a pesar de que han flexibilizado los requisitos de ingresos. Anteriormente no aceptaban que los funcionarios tuvieran tatuajes y ahora sí pero ocultos.

F/Diariolasamericas.com

Deja un comentario