No somos el mejor país del mundo

thinkstockphotos-179687584

Por: Nobody in Dublin

No es desconocido para nadie de que en Venezuela se esta viviendo un proceso migratorio bastante importante y peculiar. Yo soy parte de él, como muchos de mis amigos, familiares y conocidos.

Las razones podrán ser muchas y aunque este comportamiento migratorio tiene ya más de dos décadas, es en los últimos años en donde se ha visto un aumento significativo acompañado de la razón más lógica: La búsqueda incansable por una calidad de vida. Para muchos es triste este proceso, sabiendo que tus hijos, amigos, hermanos, nietos, sobrinos, están dejando el país; o en el caso de nosotros, alejarnos de nuestros padres, hermanos, abuelos y amigos. También para muchos es triste que la juventud venezolana está migrando, dejando un vacío profesional en el campo laboral Venezolano.

Sin embargo tengo una mirada muy positiva sobre este proceso, y no me refiero al romanticismo desmedido de muchos al decir “Todo estará bien” o lo que peor contamina la cabeza de todos “El tiempo de Dios es perfecto”. Me refiero a que dando un vistazo a la historia nos daremos cuenta de que muchas grandes naciones han pasado por procesos migratorios catastróficos, por eso considero darle una visión un poco más optimista a este proceso tomando en cuenta lo siguiente:

Es la primera vez en la historia de Venezuela en donde su población se torna una población de mundo al tener presencia en muchos países. Siempre hemos sido receptores de emigrantes, que para los años 1840 – 1850 eran Italianos, Alemanes y Españoles (Isleños). Luego para 1914 – 1938 Venezuela y el petrolero, les abren las puertas a otra ola de inmigrantes. A mediados de 1950 – 1970 en donde Venezuela se había consolidado como el país con mayor desarrollo de la región, se convierte en un punto de interés para muchos empresarios extranjeros. Esto a vista general, nos muestra que siempre hemos sido el HOMECLUB.

Ahora nos ha tocado ser el VISITANTE, nos toca ahora llevar nuestra cultura como estandarte y compartirla con el mundo. Conocer y (tratar de) entender otras culturas, otros idiomas, que nos brindan su cálida bienvenida a brazos abiertos y se muestran receptivos e interesados en conocer de donde vienes. Todo esto con el plan de aprender y crecer como INMIGRANTEcomo CIUDADANO DEL MUNDO, no somos los primeros ni seremos los últimos, y me siento bien al saber que los Venezolanos estemos pasando por este proceso, lo necesitamos, para luego volver en un futuro con una madurez social que ayude al resurgimiento de esta nueva sociedad Venezolana.

Gastronomía Venezolana

Cometemos un error cuando interactuamos con otras culturas, nos volvemos egocentristas (si es que ya no lo somos) al pensar que SOMOS EL MEJOR PAÍS DEL MUNDO. Dejen decirles algo, no lo somos. Y no porque Estados Unidos, Inglaterra o Alemania sean mejores como país que nosotros, no lo somos porque primero: muchos otros países tienen lugares tan maravillosos como los nuestros, segundo: existen en el planeta un abanico gastronómico tan delicioso como nuestra arepa, nuestro pabellón o nuestras hallacas. y tercero: porque sencillamente el concepto de PATRIA es una mentira que por largos años han usado para manipular y controlar a las masas. Nos tienen divididos en dos bandos alimentados por una utópica esperanza, con la intención de ayudarlos a mantener el poder (y hablo de toda la historia política venezolana). Somos culpables, y por eso me alegra que estemos pasando por este proceso que nos hace madurar, aprender y entender como ciudadanos, a otras culturas del mundo.

Muchos han criticado esta acción, más que todo por “huir”y no “luchar” por la “Patria”. A muchos de ellos los veo hoy emigrando y otros mantienen su esperanza. Sea cual sea la decisión de cada quien, debe ser respetada. Nadie puede ser juzgado si se queda o se va, nadie tiene idea de lo que pudo haberlo hecho llegar a esa decisión.

Quiero compartir este pedazo de la película Argentina MARTIN HACHE – 1997
Se que puede ser un poco pesimista pero tiene razón. Al que le interese, le recomiendo ver esta película.

Lo único que nos diferencia de otras culturas son nuestras experiencias que a su vez se vieron influenciadas por la ubicación geográfica, y esto es lo que nos define. Nuestra “patria” es lo que somos, lo que nos rodea, lo que logramos alcanzar con trabajo, lo que aprendimos de la vida con la gente que nos vio nacer y con la que escogimos compartir.

En resumen, y en esto me incluyo, dejemos al lado la nostalgia por una “Patria” que no existe, enfoquemos nuestra mente en crecer como ciudadanos, aprender de otras culturas y de mostrar con humildad, la nuestra. No es fácil, nadie dijo que lo fuese, pero tampoco es imposible.

Venezuela no es solo un color, una comida, una música. Venezuela es lo que has vivido desde que naciste, haciendo tuya la experiencia de ser Venezolano.

F/nobodyindublin.wordpress.com

5 pensamientos en “No somos el mejor país del mundo”

  1. Siempre ha sido asì, siempre hemos vivido con el mojòn mental de que tenemos las mejores playas, la mejor comida, el mejor clima, “las mujeres màs buenotas” y etc etc etc…es parte del rancho mental porque sencillamente no es cierto, pero si dices que no es cierto te acusan de apàtrida, de chavista, de escuàlido y hasta de comem…rda. Si Venezuela fuese el mejor paìs del mundo la gente no estarìa emigrando y huyendo del paìs…tan simple como eso

  2. Buen artículo! a los venezolanos nos falta demasiado todavía para asumir que ahora nos toca adaptarnos al mundo y no el mundo a nosotros… El mojón mental no deja bajar la cabeza…

  3. Siempre lo percibí así, desde que llego de muy
    chico al país en los 70s (nacido en comunismo del autentico, ex Yugoeslavia) Me
    acuerdo que los mismos venezolanos me hablaban del chiste de San Pedro que la
    tierra Vzla. lo tiene todo, pero se compensa con sus por pobladores. BTW otra
    cosa que me sorprende es que todos se enorgullecen de Bolívar, pero nadie del Panteón
    Nacional el único en Latinoamérica equivalente y comparable al de Paris. Solo
    se enorgullecen de las bellezas naturales que no son ningún logro del los
    habitantes, y que apenas se cuidan. Hay un alto grado de disonancia cognitiva y
    carencia cultural e histórica. Es un problema de egojonal (ego y mojón en la
    cabeza.) Acaso si Venezuela fuera el mejor país del mundo, desde hace décadas estaría
    atiborrándose de inmigrantes y turistas O NO!!! Pero lo que hay es patriotismo
    de cartón para llenarse la boca como hacen los adolescentes para échaselas. Hace
    falta muchas décadas de auto-reflexión profunda

Deja un comentario