Migración irresponsable o “como vaya viniendo vamos viendo”: Caso real

migrantes-indocumentados

Por: Norma Jiménez Montealegre

Muchos de ustedes habrán visto esta semana un post que publiqué en el grupo de Facebook “Venezolanos en Bogotá” en el que les pedía ayuda a un muchacho venezolano que se vino hace unos dos meses sin papeles para trabajar legalmente en Colombia ni contactos ni mucho dinero. Está durmiendo en un antro de la capital junto a indigentes y viciosos; no ha podido encontrar un trabajo que le permita ni siquiera comer dos veces al día y no tiene recursos para regresarse.

Gracias a la generosidad de Guipper Pérez, Carolina Olivares y Alcides Verde logré comprarle el pasaje en bus hasta Cúcuta, y – con algo de efectivo en pesos y bolívares que le daremos- confiamos en que el domingo cruce la frontera; allá podrá moverse con la ayuda económica de su familia para llegar a Caracas. Mientras, Elías Tokatli, dueño de Canaima Bistro (a quien creo que podemos agradecer acudiendo a su negocio), generosamente se ofreció a brindarle las comidas que necesite. Alejandro Fernández Granados va a encontrarse con el muchacho en el terminal para darle el pasaje y el dinero.

Ha sido un trabajo en equipo en el que cada quien aportó lo que podía; mucha gente más ofreció su ayuda en distintas formas, incluso desde el exterior. Para mí fue un compromiso –y una razón de estrés- manejar dinero ajeno de personas que no me conocen. Así como yo me conmoví por la situación de este venezolano, varios compatriotas y hermanos colombianos también lo hicieron y colaboraron ciegamente. Y me ha hecho pensar lo vulnerables que somos a que algún vivo se aproveche de nosotros.

Han sido días de reflexión a causa de este caso. Me di cuenta –y me lo confirmaron varias personas que hablaron con el joven- de la ingenuidad de esta persona que se vino creyendo que bastaba venirse a Bogotá y buscar cualquier empleo para que le dieran la visa de trabajo. Yo no podía creerlo cuando me escribió que él quiere pedir “la visa más fácil”. Se vino sin ni siquiera averiguar qué posibilidades tiene de permanecer legal en Colombia. Tuve que echarle una descarga para que ponga los pies en tierra.

La “visa fácil” no existe. Si aspiras a la visa de trabajo, el empleador debe ganar un promedio de 100 salarios mínimos mensuales si es una persona jurídica y 10 salarios mínimos mensuales si es persona natural; ergo, no cualquiera te puede contratar. Si vienes como empresario debes invertir 100 salarios mínimos para optar por la visa. Si quieres tener visa de propietario de inmueble debe ser una propiedad de 350 salarios mínimos y esa visa NO te da derecho a ejercer actividades comerciales o profesionales. Es decir, aquí se viene con trabajo o con dinero, a menos que no te importe vivir buscando la manera de saltarse la legalidad y con el riesgo permanente de deportación.

La “visa fácil” no debe existir. Lo lamento, pero la verdad es que Colombia –y cualquier nación- tiene el derecho de filtrar la clase de inmigrante que quiere tener. Las razones históricas y de hermandad no son suficientes para pretender que debe haber una flexibilización en las exigencias que hacen los países para otorgar visas. Incluso, las razones humanitarias deben ser revisadas con lupa, pues ninguna nación está en condiciones de recibir masivamente y sin ayuda a una legión de desplazados que -en su mayoría- no pueden aportar gran cosa al aparato productivo y si lo pueden aportar deben justificar por qué él y no un natura del país. En cualquier caso, Colombia otorga una visa refugiado o asilado para casos concretos.

Estas palabras pueden caer muy mal viniendo de una venezolana que hasta hace poco meses vivió (y sufrió) el colapso económico en el que está Venezuela, que se suma a los ya viejos problemas de inseguridad, derechos humanos, inestabilidad política, etc. No soy quien para juzgar la desesperación de las personas que se arriesgan a migrar como ilegales, pero creo que hay que tener la madurez y honestidad de asumir que ese tipo de migración representa un problema para las naciones receptoras.

No solo eso, es un riesgo personal que puede tener consecuencias impredecibles. Ayer camino al terminal para comprar el pasaje pensaba: ¿qué haría yo en otro país como ilegal, sin trabajo, sin dinero, sin conocidos… en la indigencia? Posiblemente lo que hizo este chamo: buscar a ayuda de mis compatriotas. Lo ayudamos con cariño, con solidaridad y buenas intenciones, pero ¿cuántos más hay cómo él? ¿Hasta qué punto debemos hacernos cargo de gente que migra irresponsablemente y sin planificación? ¿No es esta actitud un respaldo a la inmigración ilegal? Está claro que no podemos dejarlo desamparado en la indigencia, pero hay implicaciones a considerar.

Como comentó alguien en el grupo, una cosa es que te vengas con un plan y las cosas te salgan mal; otra es que asumas que “como vaya viniendo vamos viendo”. Otra persona comentaba acertadamente que muchas veces la decisión de aventurarse es porque quienes ya migraron dicen: “vente, a mí me va buenísimo”, “Aunque no tengas papeles con ganas y actitud positiva todo se puede”, “échale pichón que cuando estés aquí te ayudamos”…

Sin dudas esos mensajes de apoyo y motivación tienen buenas intenciones, pero la realidad es que hay a quienes les va buenísimo y hay quienes se regresan sin medio en el bolsillo y un fracaso a cuestas. Para empezar, el concepto de “buenísimo” cambia de persona a persona. “Buenísimo” para mí incluye estar legal, no vivir con la preocupación de que cualquier día me pueden deportar; también es tener un trabajo con todos los beneficios garantizados, porque no pueden aprovecharse de una situación migratoria irregular.

Por otro lado, es falso que con ganas y buena actitud todo se puede. Yo tengo ciudadanía colombiana y una formación académica y experiencia laboral con la que en Venezuela cada tres o cuatro meses me llamaba un headhunter para hacerme una oferta de trabajo; pues llevo más de tres meses buscando trabajo aquí. Es cierto que no quiero trabajar “de lo que sea”, quizás alguien con más amplitud no tardaría ese tiempo en colocarse, pero es un ejemplo de que el trabajo no es instantáneo para todos.

También les recomiendo que tengan mucho cuidado con ese “cuando estés aquí te ayudamos”. Sé de una pareja que se mudó a Portugal porque una amiga los ayudaría allá; la supuesta amiga no apareció nunca. Esas ofertas de ayuda nunca se deben tomar como un compromiso, por lo que mi alerta es a no hacer planes basados en palabras dichas con muy buena voluntad pero sin firmeza. Al final, cada quien tiene sus propias preocupaciones.

Todo este post es para contarles qué pasó con la ayuda que solicité, así como para pedirles que migren planificada y responsablemente. Nadie está exento de que los planes se le malogren o de que un golpe de suerte le ayude a quedarse en las mejores condiciones, pero eso de “como vaya viniendo vamos viendo” te puede llevar a la indigencia más fácilmente de lo que quieres creer.

F/corazoncolombia.com

26 pensamientos en “Migración irresponsable o “como vaya viniendo vamos viendo”: Caso real”

  1. Aun recuerdo las historias de inmigrantes llegados a nuestro pais (Venezuela) en la buena epoca, durante mucho tiempo nuestra tierra recibio con los brazos abiertos a quienes empujados por la guerra, la postguerra y la depression economica se lanzaban a la ‘aventura’. A diario cientos de Mexicanos, centroamericanos y latinoamericanos en general tratan de llegar a la tierra prometida de los Estados Unidos de America. La inmigracion se ha convertido en el ultimo recurso que tienen aquellos que buscan una oportunidad negada en sus paises de origen. Este articulo, superficial y con muy poca sustancia trata de simplificar el problema. Es muy facil dar lecciones desde una posicion estable y decir: chico lo hiciste mal, mira yo lo hice bien y ahora tengo nacionalidad. O sea tu eres un incapaz y yo soy un genio. Juzgar es muy facil cuando se esta comodo, cuando desde la poltrona se disfruta un café, o al frente de una computadora se escribe un blog. Cuan dificil es sin embargo, lanzarse al abismo y buscar llegar a la otra orilla sin perecer en el intento. Nuestro mundo, nuestra vida esta plagada de injusticias y para aquellos que han tenido el privilegio de llegar a la otra orilla a salvo, vaya nuestra felicitacion por su exito y para aquellos que no pudieron, pero aun siguen vivos, sigan intentandolo.

    1. Para nada concuerdo con su visión del artículo. La autora en ningún momento simplifica el problema, más bien, hace que quede claro que a pesar de todo lo que pueda estar sucediendo, hay que pensar en frío antes de tomar una decisión tan grande como emigrar, y hacerlo organizadamente. Uno no puede irse a ninguna parte confiando en la bondad de los extraños o en promesas que hagan familiares o amigos, porque al final esas personas también tienen sus compromisos y prioridades, y tendrán buena intenciones, pero no necesariamente tienen claro lo que implica recibir a una gente en sus casas por tiempo indeterminado, y eso no quiere decir que sean malas personas o poco solidarios.

      1. Cuando las opciones son escoger entre la vida y la muerte una balsa, una tabla, un barril o cualquier objeto que flote sirve para el escape. Es muy dificil entender las necesidades ajenas cuando nuestra optica esta condicionada por visiones prejuiciadas. A todos nos gustaria emigrar “con todo resuelto” con un boleto aereo de ida y vuelta, con un fajo de billetes, o con alguien esperandonos para brindarnos apoyo. Sin embargo la realidad de algunas personas son tales que un barril, una tabla, un balsa son suficientes para escapar de su tormento. Entiendo que muchos no quieren que los asocien con “inmigrantes ilegales” con “espaldas mojadas” con “negros africanos mal olientes” y que seamos parte de esas clases de gente que emigra con todos los papeles en regla, claro, quien no va desear eso para los que estan en esas situaciones. Pero la realidad es otra, la gente emigra desesperada y porque la realidad que viven supera la incertidumbre que les depara el estar sin papeles. Saludos

  2. Eso es lo que yo digo y me disculparan mi comentario pero tu vas a Colombia o a cualquiera otro país y es un problema trabajar para subsistir pero Aquí en Venezuela viene titirimundi(sobretodo Colombianos) sin dinero, huyendo de su propio país a trabajar de lo que sea ilegalmente y lo hacen sin complicaciones. Aquí se debería de aplicar exactamente lo mismo que en otro países es más cobrar en dolares para entrar a nuestro país como hace Dubai. Es triste ver como existe la xenofobia en muchos países mientras que aquí hacen lo que le de la gana. Bien por quienes se solidarizaron con el chamo y eso les será devuelto en Bendiciones.

  3. lo sigo diciendo. venezuela es el pais de las maravillas, es elunico pais del mundo donde llegan legales i ilegales y tienen trabajo a los dos dias , sin papeles, sin cedula y sin nada, ya que el buen venezolano se apiada y compadece.. me fui a barranquilla igual, con un bolso y una carpa y 200 mil pesos.. ni conocia barranquila. solo queria escapar de la venezuela de hoy.. hablo tres idiomas, y soy todero, como decimos aqui.. nadie me ayudo a nada. por donde me metia cerrado.. hasta que me gane mis primeros 50 pesos descargando dos gandolas de cemento.. 1400 sacos en dos dias.. junto a 4 personas mas. solo pedia una colaboracion para cenar o desayunar. y me saliron con 50 mil, era realmente millonario, alli un maestro de obra me vio trabajando y luego de terminar me dijo hijo ud es trabajador, quiere trabajar conmigo necesito un ayudante.. y hasta el son de hoy trabaj albañileria. gano muy bien, ya tengo un terrenito y un cuarto propio.. voy para un año.. entiendo al joven de esta historia, yo tambien lo hice, pero se fue a una ciudad con mucha competencia, yo estoy ilegal en colombia. y asi me quedare porque no hay nada que nos ampaare como refugiados , o desplazados de vzla, y lo mas triste es que no hay nisiquiera una organizacion para eso..que ayude a lod venezolanos a legalizarse..

  4. Después de ver esta publicación varios días en Facebook, me decidí a leerla, vi muchos comentarios que decían, Que maravilla, leanla, es la realidad, pues difiero en gran parte de la publicación, si bien el migrar debe hacerse con algo de conocimiento, en el estado que se encuentra Venezuela, el migrar se hace una necesidad, una urgencia, una emergencia y cuando uno tiene una urgencia o emergencia es poco lo que puedes planificar.Creo que el Gran meollo del asunto es la poca cultura migratoria que tiene el Venezolano, porque nunca nos vimos en la necesidad de pasar por esto, y si aunque hemos sido muy solidarios con el migrante en Venezuela, nosotros no sabemos migrar y aunque existe la solidaridad nos falta muchísimo para tener una cultura migratoria, como los Judios, Arabes, Chinos, Colombianos, Peruanos etc, estas comunidades se organizan, se agrupan realmente, muestran un interés genuino en ayudar a sus compatriotas a tener una mejor experiencia en migracion, y me baso en experiencias propias y en muchos post de experiencias que he leído a nivel general, en post que he leído he visto mucha gente diciendo que a llegado a entrevistas donde trabaja un Venezolano y prácticamente como decimos en criollo te hecha la burra pal monte, en vez de priorizar y ayudarnos como comunidad nos excluimos, como experiencia cuando migre por primera vez, saludaba a venezolanos en la calle (literalmente quería brincarles encima darles un abrazo hablar de mi tierra de lo tanto que la extrañaba) a parte de su cara de desagrado poco menos me llamaban a carabineros por acoso (exageración), es muy difícil cuando nuestra comunidad no tiene esa unión, he visto que se ha tratado de crear un centro Venezolano pero no se ha concretado realmente, porque? No lo se. Pero si tenemos memoria en nuestro país existen Clubes de Casi todas las nacionalidades y aparte de tomarse una curdita (Chela) también prestan ayuda e información y se crean socios que aportan y ayudan y priorizan empleos para los de su misma nacionalidad. En mi humilde opinión, mas allá de criticar una migración porque el chamo tenia desconocimiento o no se planifico, creo que deberíamos priorizar que en cada País y si se pudiera en cada ciudad de los países con mayor población migrante venezolana exista un Centro Venezolano, un Club que permita a los Venezolanos que mas tienen aportar en dinero, trabajo, etc y a los que están llegando o piensan venirse obtener información sobre oportunidades, vida, etc. Y a los que ya salieron y no tienen los medios pues obtener una ayuda de los propios Venezolanos.

    En la union esta la fuerza.

    Repito es mi opinión.

    Saludos se les quiere
    PD: La ayuda real hubiese sido guiarlo para conseguir un trabajo, no devolverlo a Venezuela de donde tuvo la fuerza de emigrar y donde no conseguirá mayores oportunidades.

  5. Sres, los tiempos cambian y todos los países tienen el derecho de filtrar quién entra y quién se queda. Tienen que entender que nadie está obligado a ser tan solidario como lo fue Venezuela en algún momento; vivimos en un mundo cada vez más egoísta donde cada quien trata de defender lo suyo, por lo tanto, al emigrar, planificar es imperativo. Saludos!

    1. No creo que sólo sea egoismo, es también la necesidad de defenderse de “amenazas” externas. Ahí está Alemania, por ejemplo, que aceptó a un montón de refugiados de los conflictos en el Medio Oriente, y ¿qué pasó? que un montón de locos de esos violaron a un montón de mujeres en Colonia. No quiere decir que los venezolanos vayan a llegar a un país a cometer crímenes, pero eso ellos no lo saben. Por eso hay canales regulares para hacer las cosas legales.

  6. Colombia es un país globalizado por todos lados, pero en el que sin duda la mayoría del país vive “apretada”quizás más que en otros países más ricos y quizás menos que en los
    vecinos de Centroamérica por citar un ejemplo.

    Los que ganan sueldo mínimo aqui tienen que vivir en barrios estrato 1 y con suerte 2, teniendo que tomar decisiones todas las semanas del tipo: ¿me compro una afeitadora o una pastilla para el dolor de cabeza? E igual que en nuestra Venezuela con todo y los problemas la gente anda sonriente y alegre, sobretodo aquí Cali que la alegría parece instalada de fábrica en las personas.

    Pero pregúntense concienzudamente en qué lugar es fácil llegar y establecerse desde cero? Sin contactos, sin amigos, sin familia, sin cartera profesional. En ningún país le regalan nada a nadie. Hay que ganárselo.

    Yo me vine a Colombia a colaborar en la apertura de un negocio familiar invitado por mi hermana (casada con un caleño) que con un muy pequeño capital se aventuró a abrir un chuzo con concepto.

    Prácticamente me vine huyendo de Venezuela, dejando atrás mi Valencia, mi oficina, fines de semanas en Tucacas, viajes a Margarita, cenas en restaurantes, fiestas con amigos, el Ron aniversario y 2 aires acondicionados que estaban prendidos todo el día (mientras había luz
    claro está).

    Soy Creativo Publicitario con 10 años de experiencia y los primeros meses me gané unos pesitos (no muchos) haciendo trabajos de diseño gráfico para conocidos de mi cuñado relacionados al negocio de la publicidad, mandé al menos 300 currículos por las páginas de empleo y asistí a unas 5 entrevistas en donde no tener visa me limitó muchísimo para obtener un empleo formal.

    A los 4 meses unos aprovechadores de buen corazón me dieron una “oportunidad” me pagaban 600.000 pesos mensuales por generar contenidos para redes sociales para un grupo de compañías en Miami.. incluso también le dieron la misma “oportunidad” a Miguel Aular un amigo programador que les recomendé y que por los mismos 600.000 pesos mensuales les hace trabajos en línea estando en Venezuela.. con la diferencia de que ese dinero le representan en ese momento a el casi 200.000 Bs alla y a mi no me alcazaba para nada aquí. A los 180 días cuando se me venció mi
    permanecía legal pensé en devolverme y seguir trabajando con esa empresa pero desde mi casa en Valencia.

    A los 203 días de haber llegado a Calí un conocido recomienda mi experiencia al dueño de la empresa donde trabaja, un empresario honesto y con una visión más allá del horizonte sobre
    negocios y emprendimiento empresarial, mi experiencia era perfecta para su empresa y por alguna razón me dio una verdadera oportunidad a mi como extranjero y no a un colombiano.

    Me hicieron un préstamo de 1.000.000 de pesos para gestionar la visa y me pusieron a la orden los documentos necesarios para tramitarla en Bogotá. Me fui un lunes en bus en la noche, llegue el martes en la mañana directamente al edificio de Migración Colombia, entre a un baño público, me acicale un poco, me fume un cigarrillo y nervioso subí al tercer piso donde se gestionan las visas; pagué el costo de 154.000 pesos del estudio, en 45 min sonó mi número y estaba sentado frente a
    una elegante rola que se dispuso a escanear con un moderno equipo los documentos que le entregue y me tomo una foto con una cámara réflex.

    No había seguridad de que me dieran la Visa, incluso ser venezolano me jugaba en contra, tanto como haberme pasado en 23 días de permanencia legal en el país.

    A los 15 minutos me vuelven a llamar y me dicen que mi visa está aprobada, cancele 600.000 pesos (un realero para mi en ese momento) y en 1 hora desde el momento en que entre al edificio tenía la visa estampada en mi pasaporte… me sentí en un país tan decente en ese momento.

    Luego saque la cedula, abrí una cuenta en el banco y me he dedicado con mucho agradecimiento a trabajar en la empresa (más y mejor de lo que jamás lo hice en alguna empresa en Venezuela) y a poner en alto el perfil y la capacidad de los profesionales venezolanos que decidieron venir a colaborar con su experiencia y trabajo a este buen país.

    Esa es mi historia.. y prácticamente comenzó 203 días después de mi llegada.

    Les ruego a mis paisanos que están pasando por momentos difíciles en su papel de inmigrantes que nunca pierdan el optimismo y mucho menos dejen de buscar lo que estén buscando. El emprendimiento aquí está totalmente permitido y Colombia a pesar de no ser un país rico es un gran país. El que busca encuentra, mucha suerte a todos los que necesiten un poco!

  7. Como acertadamente comentó Yanelli Navarro Campos “La ayuda real hubiese sido guiarlo para conseguir un trabajo, no devolverlo a Venezuela de donde tuvo la fuerza de emigrar y donde no
    conseguirá mayores oportunidades.” A mi parecer ayudar no es castrar el impulso necesario para buscar una mejor calidad de vida, devolviendo a la gente. Ahora el chamo debe superar este fracaso y hacer el doble de esfuerzo para comenzar de nuevo. Ayudar asertivamente es generando un espiral de redes y conexiones migratorias que faciliten los caminos para todos los Venezolanos que deseen explorar oportunidades en las diferentes regiones del planeta, aprender a ayudarnos hacia la conquista de nuestros sueños o deseos, todo lo contrario a ser frustradores anónimos de todo aquel que busque movilidad social manifestada hoy en día en oportunidades en el extranjero. Si alguna vez se encuentran conmigo de indigente, por favor no me ayuden a devolverme. Prefiero estar durmiendo en la calle pero con la esperanza viva, que saberme derrotado con una vuelta por ignorancia. De aprendizaje me llevo el tener mucho cuidado a quienes solicitarle ayuda. No toda buena intención trae consigo buenas consecuencias.

    1. Estoy de acuerdo contigo, no ayudaron a nadie, y este post no está ayudando, mas que a darnos cuenta que los venezolanos estamos solos en esta lucha.

    2. por eso es que no salen de hueco de donde estan, porque todo lo quieren facil, todo con la viveza criolla, el quien me puede ayudar a conseguir esto y lo otro facil? cada pais tiene sus leyes migratorias y nada les cuesta averiguar por internet cual es el que mejor le conviene y no llegar a querer trabajar ilegalmente.

      1. Fácil es decirle a alguien : “No tienes lo que se necesita para emigrar, debes devolverte” Eso es sumamente sencillo, una verdadera labor benefica es generar oportunidades donde no existen, con sacrificio por el prójimo como lo enseño Cristo. “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como
        yo os he amado, así también os améis los unos a los otros” El altruismo social proveniente del gentilicio compartido no lo considero viveza criolla, el altruismo es parte de nuestro constructo de personalidad cultural histórico. Desconozco de donde proviene ud. pero aquí en Venezuela tenemos un dicho. “Haz el bien y no mires a quien” lamentablemente olvidado en estos tiempos, cuando mas se necesita. A mi parecer el bien es apoyarnos a conquistar nuestros sueños y deseos entre todos como se puedad,no valorar un enorme sacrificio individual proveniente de superar las barreras impuestas por egoismos particulares. Agradecido por sus palabras, invitan a la reflexión.

      2. que emigrante sale de su pais con dinero? dime un caso? los ecuatorianos se fueron a europa con dinero? los argentinos igual? los europeos llegaron a venezuela con dinero? el venezolano es el unico ser que confunde turismo con migrar. por eso somos calificados en el mundo como terribles colaboradores con sus compatriotas.. y no lo digo yo. pregunta en cualquier país.

        1. acaso todos los venezolanos tiene dinero? siempre cuando un pais esta mal los primeros que salen son los que tienen dinero y los preparados, despues los mas pobres y con ustedes salen los pobres mentalmente, desde cuando ser educado y saber vivir con los demas de buena manera tiene que ver con dinero? eso se ensena en casa y su casa en venezuela es una trastada.

  8. Los venezolanos acobijamos a millones de Colombianos durante los años 80`s, le pagamos la deuda externa a Argentina, le mandamos medicinas a todos los países del cono sur, les regalamos petroleo a todas las islas del caribe, y nadie alzó su voz en contra de un gobierno que destruyó a su país mientras lo gobernaba, ahora que los venezolanos huimos desesperados, por tanto robo y mala administración, que existió bajo la mirada cómplice de los paises de latinoamérica, ahora somos una lepra y nadie nos tienden la mano…

    Nunca se me va a olvidar que esas islas del caribe que por años vivieron de nosotros, ahora no nos dejan usar nuestras tarjetas en los supermercados, que ironía.

    Me parece que si en los años 80’s un colombiano desplazado hubiera llegado a Venezuela (como millones lo hicieron) nadie le hubiera comprado un pasaje de regreso, le hubieran dado un trabajo. No es que esta sea la actitud adecuada! pero creen de verdad que regresarlo a Venezuela era ayudarlo? Aquí la gente SE ESTÁ MURIENDO DE HAMBRE. Nadie quiere ver lo que pasa! nos usaron hasta que ya no valimos medio y ahora nos patean por que no valemos nada?

    Somos la inmigración MAS PREPARADA de america latina, de Venezuela salen puros profesionales! en cambio el 80% de los colombianos que llegaron en los años 80’s eran unos malandros.. hay que aceptar la realidad!

    No es que esté en desacuerdo, me parece que lo correcto es que los estados cuiden a sus ciudadanos, que no permitan la inmigración indiscriminada, pero en algún momento Venezuela se levantará y sus políticas deberán ser totalmente distintas, deberemos ser un país totalmente distinto.. Disculpen si mi opinión es evidentemente contrastante con la de ustedes, pero yo si soy venezolana y con unos meses fuera de mi país no se me va a olvidar de donde vengo.

  9. Leo todos los comentarios, y resulta increíble asumir como personas preparadas y productivas abandonan nuestro país…Mi esposo y yo, en planes de hacer lo mismo, observamos con angustia como nos corren de nuestra amada Venezuela…Y es una realidad, nadie quiere irse de su país, dejar lo que has logrado, tu familia, amigos, trabajo….pero cuando la inseguridad, escasez, conflictos y ausencia de garantías tocan tus fibras, se encienden mil alertas que te indican que la opción es migrar. Y mas cuando tienes un hijo, como es nuestro caso…..Hace pocos meses estuvimos en Medellin, y con nostalgia escuchábamos como las personas sienten compasión con nosotros, frases como “y pensar que Venezuela era el paraíso soñado”, ó “y usted como puede vivir sin encontrar alimentos”, abren aun mas tus ojos para que des el paso….No hay formula mágica para migrar, pocos tiene la suerte de una situación idónea; y por eso estoy de acuerdo el relato que refiere Norma Jimenez, no puedes transpolar a otro país los vicios que tienes acá, ni pensar que mañana se vera que hacer….Hace poco escuche un comentario de un extranjero que decía “Venezuela es como la prostituta del continente americano; quien quiere y como quiere entra y sale, sin preguntas ni limitaciones” y sentí furia, indignación, pesar…y vi como en una película, a que se refería: falta de controles, peculado, burocracia, irrespeto, sobornos,etc,etc..No se trata de no tender la mano, se trata de tener filtros, de controlar la situacion para que no se escape de las manos, como ocurrió……nos convirtieron en esto….Apoyemos la migración responsable, la ilegalidad es un delito, pocas veces justificable…Agradece cualquier mano amiga que te ofrezca apoyo, pero vive tu propia experiencia. con criterio y consciente de que en otro país seras siempre un extranjero que tendra que acoplarse porque otro sistema no se adaptará a ti.

  10. Y pensar que millones de colombianos vinieron a Venezuela de manera ilegal y ahora le dan la espalda a los venezolanos. Ironías no?

  11. Y como hacemos en venezuela para filtrar toda la basura colombiana que se vino porque su pais estaba en guerra con la guerrilla? Todos esos parasitos colombianos que viven en las barriadasde caracas? Que son las cabecillas de bandas de robo secuestro y extorsion? Y ahora jefe de bachaqueros. Por favor piensen y lean historia antes de hablar estupideces. Yo no me he tenido que ir de mi pais ni de caracas. Aunque sea de lanoposicion vivo muy bien todavia aca.

  12. Pingback: Emigrar con responsabilidad. | Bilko Castro Arias

  13. el post es escrito desde una posición segura, racista, clasista y egoísta. es evidente. como venezolano agradezco que aunque sea le dieran hamburguesas y pasajes para devolverlo. son unos héroes… lograron limpiar con una escoba a alguien que no tiene su status… hay que aclarar algo. Colombia es un pais muy clasista en sus capitales. lo peor que le pudo pasar al chamo es ir a bogota. un error garrafal. si hubiera ido a un sitio menos céntrico le aseguro no le pasa eso. otra cosa. con este post confirmo algo que se por experiencia.. lo peor que puedes hacer en el extranjero es pedirle ayuda a un venezolano. una nota para todos los venezolanos, colombia es un pais que como gobierno es terrible en materia de migracion. de pronto el chamo pensó que como los colombianos entran a venezuela y trabajan, estudian y hacen postgrados a la media hora de entrar sin papeles ni nada a el le pasara igual. otro error colombia como gobierno tiene como doctrina fundamental el clasismo. y eso derrocha la compatriota osea¡ que escribe el post… saludos.

  14. Buenas Noches….
    Me detuve a leer la mayoría de post (por no decir todos) y algo en que estamos de acuerdo es que lamentablemente el venezolano en el extranjero es una vaina distinta… porque? fácil aquí todos y lo digo con toda la certeza de que están reunidos echándose los palos o tomando café y toooooooodos “se ayudarían” o siempre alguien dice “tengo un amigo que se fue para X país le fue bien me va a ayudar” y a la hora de la chiquita no te ayudan o así infinidad de historias de que en la mayoría son con finales buenos otros en que han tenido que volver a irse a otros países o ciudades porque no les va bien, creo que es mas cuestión de suerte o tener esa suspicacia de que sabes tener cultura de migrar como leí por allí (que es bastante cierto). En cualquier país es un proceso engorroso conseguir trabajo, conseguir ser legal, adaptarse, entender las leyes (totalmente nuevas, porque el venezolanos sea quien sea no esta acostumbrado a seguirlas). Aquí lamentablemente (insisto con esta palabra) consigue trabajo cualquiera, he sabido de extranjeros que llegan sin ningún papel, y para que si aquí es un paseo sacar cédula o cualquier documento donde diga que eres “venezolano”, las leyes no las sigue nadie, aquí todos hacen lo que les da la gana. En otros países la cosa es distinta no solo Colombia también Panamá, Chile, México, Ecuador, España, Aruba y oootros mas. Tengo amigos en varios países y les ha costado adaptarse y le han echado bolas y no se han ido ahora tienen años (fueron pilas y se fueron antes, por mil razones) he leído otros blogs y me da vergüenza que en la mayoría siempre hay algún venezolano vicioso del desorden cultural, social y político que llega otro país a creer que se puede “vivir a lo venezolano”, y se topa con el muro de Leyes Migratorias (que a mi parecer bastante falta le hace a mi país) como miles de cosas simples como donde cruzar la calle, como manejar, que debes recoger las heces de un perro en las aceras. Veo varios chinos y ellos se apoyan para salir adelante, asimismo pasan los venezolanos cheveres y se burlan de ellos. Que detesto que nos digan “Las Prostitutas del Continente” pero si nos hemos ganado a pulso esa característica y obvio odio ese comentario por que mi país sigue siendo hermoso a pesar de sus políticas fatales.

Deja un comentario