Mercosur suspende indefinidamente a Venezuela

Los cancilleres de los países fundadores del Mercosur decidieron aplicar por unanimidad la “cláusula democrática”, que amplia la suspensión por carácter indefinido de Venezuela del bloque.

El canciller brasileño, Aloysio Nunes, informó en una rueda de prensa celebrada en la Alcaldía de Sao Paulo, que Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, tras una reunión de ministros de Exteriores en Sao Paulo, determinaron una “suspensión de naturaleza política, por consenso, una sanción grave de naturaleza política contra Venezuela”.

“Esta es una declaración que agrega un aislamiento del Mercosur a Venezuela y en la que cumplimos nuestro deber. Es un elemento a más que estamos colocando para contribuir que Venezuela pueda a tener el derecho de volver a participar como país democrático”, agregó Nunes.

El Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático, conocido como “cláusula democrática”, permite la aplicación de sanciones a los países en los que se rompa el hilo institucional, incluso de tipo económico y comercial.

No obstante, Nunes aclaró que “no está previsto una sanción comercial”, pues existen “acuerdos bilaterales con Venezuela, lo que va a tener (con la aplicación de la cláusula) es un efecto de aislamiento político”.

Después de la rueda de prensa, Nunes dijo a Efe que la suspensión “es por tiempo indefinido” y según un comunicado divulgado por los cuatro cancilleres “el levantamiento de la suspensión solo sucederá cuando a juicio de los demás integrantes del bloque haya sido restablecido el orden democrático”.

En la reunión de este sábado, además de Nunes, participaron los cancilleres de Argentina, Jorge Faurie; de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, y de Paraguay, Eladio Loizaga.

Venezuela rechaza la decisión

 El Gobierno venezolano aseguró hoy que es “improcedente” la suspensión indefinida del país del Mercosur, aprobada por unanimidad por los cancilleres de los miembros fundadores del bloque, quienes acordaron aplicar la “cláusula democrática” a la nación petrolera.

“Venezuela ratifica enfáticamente que resulta improcedente la aplicación del Protocolo de Ushuaia toda vez que se fundamenta en falsos supuestos, en presunciones ilegítimas que no se corresponde con los extremos jurídicos”, leyó el canciller venezolano, Jorge Arreaza, de un comunicado, durante una alocución televisada.

F/EFE