En los últimos años, distintos venezolanos, aprovechando la situación económica del país, se han desarrollado en actividades que les generan altas ganancias pero que le ocasionan grandes pérdidas al Estado y a los venezolanos en general. A continuación dejamos algunas de las profesiones más dañinas para la nación y hoy día cada vez más desarrolladas por algunos venezolanos, aún cuando la ley lo impide.

Bachaquero: Es aquella persona que, aprovechando el desabastecimiento de algunos productos de la cesta básica, decide realizar compras compulsivas en distintos comercios para luego introducirlo en el mercado informal urbano o de contrabando en Colombia, con un claro sobreprecio.

bachaquera

Revendedor de boletos aéreos: Aquel que aprovechando la difícil situación para la adquisición de pasajes aéreos con destinos internacionales en el país, decide, con la cooperación de empleados de agencias aéreas, comprar pasajes y revenderlos en el mercado informal (redes sociales mayormente) a altos precios.

Revendedor-de-boletos-aéreos (1)

Raspacupo: Aquella persona que aprovecha el diferencial cambiario y el alto costo de las divisas en un mercado paralelo para viajar fuera del país y traer de vuelta los dólares suministrado por el Cencoex para venderlos dentro del país fuera de los canales regulares.

raspacupo (1)

Guarda puestos: Otra modalidad de los revendedores, aunque este grupo de personas sólo realiza la cola para adquirir bienes y servicios en situación de desabastecimiento y luego venden el puesto de la cola a aquellas personas que deben adquirir el respectivo bien o servicio.

guarda-puesto (1)

Gestor: Aquel que aprovechando la cantidad de trámites necesarios para la realización de diversos servicios, ofrece sus servicios al más desesperado o al más impaciente por lograr conseguir su respectivo bien o servicio sin tener que buscar tantas carpetas o documentos varios.

gestor (1)

Y aunque se la quisieron dar de Súper Héroes y vivos, en realidad para el país son los malos de la película

Desde La Plaza/NCH/DGS

Deja un comentario