La receta de Maduro para Venezuela se queda corta y no disipa la inestabilidad económica

maduro-nicolas

La improvisada receta de Nicolás Maduro para atajar la grave crisis económica que pesa sobre Venezuela no sólo llega tarde sino que apenas paliará la inestabilidad que se cierne sobre el país, según los expertos. La devaluación del 37% para el bolivar y la primera subida de la gasolina en casi 20 años sólo reducirá el déficit público en un 2.4% del Producto Interior Bruto en el mejor de los casos, de acuerdo al análisis realizado por Francisco Rodríguez, economista de Bank of America Merrill Lynch.

“Estas medidas se quedan tremendamente cortas de las necesidades para estabilizar la economía venezolana” aclaró en un informe donde también se hizo alusión a otras acciones como la subida del salario mínimo y otros beneficios en un 51.6%, la reorganización de la red pública de distribución de alimentos o el lanzamiento de un sistema de subsidios directos. Una posición que también compartió Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs, quien incidió en que “se necesita mucha más disciplina fiscal para hacer que la devaluación funcione”.

Según las “las decisiones necesarias” presentadas por el presidente venezolano, el cruce entre el bolivar y el dólar pasó de 6.3 bolívares por dólar a 10 bolívares por dólar. Al mismo tiempo, a partir de hoy, el combustible de mayor octanaje pasará a costar un 6.185% más, aunque esta subida no evitará que siga siendo el más barato del mundo.

“Venezuela tiene la gasolina más barata del mundo. Vamos a aumentarla porque Petróleos de Venezuela y el gobierno estábamos pagando por echarla. (…) Ha llegado la hora de que instalemos un sistema que garantice el acceso a los precios justos, que garantice los costos de producción de Pdvsa y el funcionamiento sano de Venezuela”, argumentó Maduro. Según cifras oficiales, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) destina unos 12,500 millones de dólares anuales para mantener el subsidio a los combustibles.

La gasolina de 95 octanos, que ahora cuesta 0.097 bolívares fuertes por litro, aumentará a 6 bolívares fuertes; esto equivale a poco más de 50 centavos de dólar, bajo la nueva tasa de cambio oficial. Mientras tanto, la gasolina de 91 octanos -que, junto con el diesel, es la más utilizada en el transporte público y de mercancías- pasará de 0.070 bolívares el litro a 1 bolívar fuerte por litro. “La contribución de la subida del precio de la gasolina a la mejora fiscal es mínima, ya que sólo aumenta los ingresos en un 0.1% del PIB”, señaló el experto de BofAML, quien matizó que el gobierno continuará apelando a la financiación inflacionaria del déficit, lo que seguirá “alimentando la aceleración de los precios”. De acuerdo a las más recientes cifras ofrecidas por el Banco Central de Venezuela, la inflación acumulada en el país hasta octubre de 2015 es del 141%, mientras que la escasez de productos básicos como medicinas y alimentos se calcula en 87%.

El aumento de la gasolina en Venezuela siempre se ha considerado un tema extremadamente sensible, ya que el país cuenta con las mayores reservas de crudo del planeta. Recordemos que a comienzos de 1989 el entonces presidente Carlos Andrés Pérez llevó a cabo una serie de medidas, que incluyeron un aumento de los combustibles, que desembocaron en violentas protestas y no permitieron que el mandatario terminase su mandato. Tras implantar la primera subida en los precios de la gasolina de las últimas dos décadas, Maduro hizo “un llamamiento a la paz y al respeto, junto al pueblo y los transportistas, a todas estas decisiones necesarias”.

F/Economiahoy.mx

Deja un comentario