La real y catastrófica corrupción venezolana

DolaresBolivaresVersionFinal1-730x410

La dimensión de la corrupción en Venezuela es monstruosa. El impacto económico es tan grande que supera los daños causados por las catástrofes que golpearon al planeta en 2015. El manejo de las divisas, la compra de plantas eléctricas con sobreprecio y las irregularidades administrativas en Pdvsa apuntalan la hecatombe económica que sacude a nuestra nación.

Según el último estudio Sigma de la reaseguradora Swiss Re, publicado el pasado miércoles 30 de marzo por la agencia AFP, las pérdidas causadas por tragedias y desastres ocurridos el año pasado, en todo el mundo, sumaron 92.000 millones de dólares, que fueron el producto de 353 catástrofes en el planeta, de las cuales 198 resultaron desastres naturales (huracanes y terremotos). El análisis indica que estas últimas tragedias produjeron daños por 28 mil millones de dólares.

¿En dónde está la comparación entre el tema de las tragedias mundiales y la corrupción venezolana? Sencillamente en que son cifras muy parecidas a las ofrecidas, de manera oficial por el entonces ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, quien el 16 de marzo de 2013, denunció que por el “mecanismo de Cadivi (Comisión de Administración de Divisas) se fueron del país $ 25 mil millones”, apenas tres mil millones menos que las pérdidas mundiales por las 198 tragedias naturales en 2015, “al haber asignaciones de divisas por las cuales el sector privado importó chatarra”, pero en sus señalamientos también aseguró que de esa “maraña mil millonaria” no se escapan “las empresas públicas y petroleras”.

El diputado zuliano Elías Matta, explicó sobre el tema que en aquel momento se otorgaron 25 mil millones de dólares a sectores como alimentos, maquinarias, salud, materias primas y todo ello se perdió. “No tengo dudas de que cuando Venezuela vuelva a tener instituciones fuertes, autónomas y transparentes, nos encontraremos con uno de los robos más grandes de la historia en todo el planeta y los responsables pagarán por este desastre”.

A los 25 mil millones “perdidos” en empresas de maletín, vía Cadivi, se le suma el “desvió” de al menos 60 millardos de dólares destinados al mejoramiento del sistema eléctrico nacional (30 millardos), denunciado por Héctor Navarro y refrendado por el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Jorge Millán, quien lo anunció tras la comparecencia ante el parlamento del exministro de Energía Eléctrica (2012-2013). En la suma se integran además otros 30 millardos, denunciados por el parlamentario zuliano Julio Montoya, al referirse a negocios dentro de la estatal petrolera. Hablamos de 85 mil millones de dólares que nadie sabe dónde están.

Cómo ven a Venezuela

Por ello se entiende que Transparencia Internacional en la actualidad posiciona a nuestro país entre los 20 países más corruptos del mundo, al ocupar el puesto 160 entre los 177 países estudiados. Mientras que en el continente americano, solo Haití aparece como el país más corrupto y le sigue Venezuela.

Igualmente se pueden entender las razones por la que en una encuesta Gallup de 2014, que internacionalmente se conoce como un sondeo de opinión usado en los medios de comunicación para representar a la opinión pública, se encontró que el 75 % de los venezolanos cree que la corrupción es generalizada en todo el gobierno.

“Venezuela está llena de obras inconclusas. Es una catástrofe que se puede notar al observar el abandono en el que se encuentran cientos de obras importantes en el país”, explicó Montoya. Lo más lamentable es que, además de ignorar esta gran verdad de la corrupción en Venezuela, los manejadores de este modelo socialista justifican la crisis con los fantasmas de “una guerra económica”, causada por “apátridas imperialistas”.

Sumando dan las cuentas

Retomando a las declaraciones lapidarias de Giordani, este aseguró que la “economía venezolana puede funcionar con importaciones de entre $ 40 y 50 millardos”, por eso no dudó en criticar que durante el 2012 se llegó a la astronómica cifra de $ 59 mil millones, según la balanza de pagos del país” que reportó el BCV. 

En cuanto a las otras dos cifras, la alarma aumenta sus decibeles. En el caso del diputado Millán, el presidente de la comisión Mixta para el estudio de de la Energía Eléctrica consideró que “la crisis energética que vive el país es producto de la ausencia de gerencia y de compromiso con el manejo responsable de los recursos del Estado”. Mientras que, con las pruebas en la mano, Montoya señaló que es necesario dar la cara para poder responderle al país sobre los temas de corrupción.

“Venezuela vive, sin duda alguna, una catástrofe en materia de corrupción. Pocos países en el mundo han pasado por lo que atraviesa Venezuela. Expertos aseguran que la corrupción en el país supera, en esta era socialista, más de 300 mil millones de dólares en dineros públicos robados; con lo que se hubieran hecho muchos hospitales, un buen número de escuelas; el Zulia, por ejemplo, no tendría problemas de electricidad porque TermoZulia y las plantas eólicas estarían funcionando sin problemas”, detalló Montoya a Versión Final, vía telefónica.

Este miércoles 13 de abril, el propio Navarro ratificó las dos cifras ofrecidas por Montoya: Los 60 mil millones de dólares entre PDVSA y el problema eléctrico y los 300 mil millones, perdidos en toda la era chavista.

Impunidad y complicidad

Para Matta la impunidad y la complicidad han resultado peores que un tsunami para el país. “Venezuela ha sido el modelo económico con más transferencias de presupuestos hacia sectores económicos. En este país hay personas con fortunas mil millonarias en dólares. Eso es alarmante, mientras que los gobernantes no hacen nada para recuperar esos robos”.

Al profundizar en el tema, el parlamentario aseguró que “hay casos como la tragedia en la Refinería de Amuay, en Paraguaná (el 25 de agosto de 2012). Allí surge el nombre de Diego Salazar Carreño, primo del entonces ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez. Este Salazar es el mismo que pasó de ser vendedor de pólizas de seguro a uno de los hombres más ricos de Venezuela, gracias a su poderoso primo, quien le otorgó multimillonarios contratos de seguros y reaseguros de Petróleos de Venezuela. Por cierto, además de llevarse todos los millones que pudo de los sindicatos petroleros, nunca canceló los reaseguros y por ello la firma que debía cancelar las pérdidas de Amuay nunca pagó; porque Ramírez, como cómplice de su primo, declaró que ‘la explosión fue por un sabotaje’, lo cual justificaba que ninguna reaseguradora del mundo cubriera esa pérdida”, explicó Matta.

Según Matta, si Ramírez no hubiera hecho esa declaración, no se tendría que justifi car el incumplimiento del pago de esa millonaria pérdida de Amuay. “Como nunca compró el respaldo a las reaseguradoras, con lo dicho por Ramírez, de que fue un sabotaje, le cubrió las espaldas a su primo Diego Salazar”, reiteró Matta.

Desproporcional

Ambos diputados zulianos realizaron comparaciones para explicar mejor el problema.

Montoya señaló que “para ver la magnitud de los desastres por corrupción, debo decirte que las reservas internacionales de Venezuela están en 12 mil millones de dólares. Estos socialistas se han robado siete veces lo que posee el país en reservas. Es más, sacando una cuenta rápida, esos 85 mil millones de dólares equivalen al presupuesto nacional de dos países como Costa Rica y Panamá”, razonó Montoya, quien ratificó un viaje a EE.UU. para reunirse con funcionarios de las agencias que llevan las investigaciones sobre venezolanos corruptos, especialmente los casos que manejan sobre Rafael Ramírez.

Bajo esa perspectiva, Matta dijo que “estos sinvergüenzas que nos han gobernado en los últimos 16 años han tenido tres grandes bonanzas, de tres o cuatro años cada una, con ingresos altísimos por el precio del petróleo, que superaba los 140 dólares por barril. Lo que pasa ahora es el resultado de la incapacidad que tuvieron, porque no hicieron nada para prevenir situaciones difíciles como la que se vive hoy en día. En momentos de las vacas gordas se las comieron y al llegar las vacas flacas no se tiene nada para resolver los problemas. Es indudable que tenemos que cambiar el modelo económico, que es obsoleto y no ha dado ni dará resultados”.

Matta consideró que los 85 mil millones de dólares que oficialmente “se esfumaron” como humo, representan el Presupuesto Nacional de Venezuela en un año completo y normal.

F/VF

Deja un comentario