La inflación revienta

Si de algo se estaba orgulloso en la economía venezolana, era de la veracidad, honestidad y profesionalismo, con los cuales el Banco Central de Venezuela, manejaba por lo menos, las cifras de Producto Interno Bruto, escasez y precios al consumidor.

Esta constancia que se mantuvo en el tiempo, ahora más que dudar de esas estadísticas, se piensa que las mismas no se generan con la calidad demostrada en la Gerencia de Estudios o Investigaciones Económicas, y que al pasar por el Directorio, pues aparecen “maquilladas”, cosa que nunca, desde la época de que fue fundado el BCV en 1940, había sucedido. Ni siquiera con el paso de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez (1953-1958), los números que aportaba el Instituto Emisor, fueron alterados o disfrazados para esconder la situación económica venezolana.

Aún se recuerda cuando Jaime Lusinchi, siendo candidato presidencial en 1983, acusó al Banco Central, y a su presidente Leopoldo Díaz Bruzual (El Búfalo), de estar “maquillando las cifras para lavarle la cara al desastre de la administración pública”, cosa que luego, se evidencióque era incierto.

Años después vuelve Carlos Andrés Pérez a la Presidencia,y aplica entonces unaspolíticas económicas en su Programa Shock, que causan malestar en diversos sectores, a lo cual dijo el mandatario que si la cifra de inflación en su primer año de gobierno pasaba del 80 por ciento se exilaría. Ante ello, el BCV se mostró incólume, y emitió su acostumbrado boletín para evidenciar que el nivel inflacionario fue en ese lapso de 84,2 por ciento.

Desde el mes de junio a la fecha, se han producido una serie de hechos que llaman la atención sobre este aspecto.

Primero hubo una demora, de más de dos meses para publicar la data inflacionaria de junio, julio y agosto. Segundo, si previo anuncio o advertencia se procedió a implantar una nueva metodología, que modificaría las estimaciones y posterior cifra final.

Según informaciones de prensa, ello adulteró el renglón de alimentos y la de otros elementos de los trece componentes que conforman ese Índice Nacional de Precios al Consumidor, exhibiéndolos ahora con una tendencia a la baja, cuando más de las tres cuartas partes del país sufre en carne propia, aumentos y especulaciones en los precios de los productos básicos de la dieta del venezolano.

En instancias privadas se comenta que una persona, miembro del Directorio, se le ocurrió para los resultados de septiembre, hacer los cálculos sin los integrantes que vienen experimentando mayores alzas. Antes había propuesto eliminar de raíz los anuncios al respecto, pero como ello es ilegal y anti-constitucional, se remitió a “delinear” un mejor perfil de las cifras.

Aún se recuerda hace un mes, cuando el Primer Mandatario dijo que los resultados de las cifras económicas, eran positivos, y estaba desacelerándose la inflación. Seis días después el BCV, suministró los datos en cambote, de los tres meses aludidos, los cuales tenían ese mismo tiempo de retraso, que por cierto el más largo que se conoce en 74 años del banco.

Muchos economistas han dicho, que desde diciembre pasado se manipulan las cifras, que en algunos casos ya ni las dan (escasez, balanza de pagos, PIB) y que a ciencia cierta los dígitos inflacionarios, ya conforman una hiperinflación.

bcv_inflacion

Fuente: Talcualdigital.com