Hiperinflación pulveriza la nueva moneda

El pasado 20 de agosto el gobierno venezolano puso en circulación al “bolívar soberano” tras restarle cinco ceros a la moneda anterior. El gobernante de la República, Nicolás Maduro, aseguró que se trataba de “un punto de inflexión” y complementó la medida con el incremento en 3.500% del salario mínimo.

“Recuperar el salario y la capacidad de compra del pueblo de Venezuela es el eje central de todo el programa de recuperación económica”, dijo Nicolás Maduro, pero la hiperinflación está devorando velozmente al nuevo salario al punto de que la consultora Ecoanalítica calcula que ya perdió 85% de su capacidad de compra.

Carlos Suárez, quien trabaja como empaquetador en un supermercado, explica que “al principio el nuevo sueldo de 1.800 bolívares mensuales me alcanzó más. Pero ya no sirve para nada, un refresco de dos litros cuesta 700 bolívares y un kilo de queso 1.200 bolívares. El billete de 500 bolívares que es el que más vale ya no alcanza para medio cartón de huevos, es un desastre”.

Para diagnosticar una hiperinflación los economistas emplean la definición que en 1956 estableció Phillip Cagan: un país sufre hiperinflación cuando la inflación alcanza 50% en un mes, nivel que Venezuela registró por primera vez en noviembre de 2017 y que desde entonces no deja de aumentar.

La medición que realiza la Asamblea Nacional, en vista de que el Banco Central oculta las estadísticas, registra que en octubre los precios experimentaron un salto de 148% y en los últimos doce meses acumulan un incremento de 833.997% que convierte a la hiperinflación venezolana en la más violenta de la historia contemporánea de América Latina.

El epicentro

El desajuste que está destruyendo a la moneda venezolana tiene su origen en las cuentas públicas. Analistas coinciden en que para cubrir un enorme déficit de 19% del PIB la administración de Nicolás Maduro crea dinero, monedas y billetes que causan un desbalance entre la oferta y la demanda: más dinero detrás de pocos productos, una combinación que catapulta los precios.

Si bien Nicolás Maduro afirmó que detendría de inmediato la creación de dinero, las estadísticas oficiales indican que la liquidez sigue creciendo a un ritmo vertiginoso. Alejandro Grisanti, director de la consultora Ecoanalítica, señala que “el presidente Nicolás Maduro dijo que había llevado a cero el déficit fiscal pero las cifras que publica el Banco Central registran que la creación de dinero se mantiene al mismo ritmo que tenía antes de comenzar lo que el Gobierno denomina programa de estabilización”.

El programa del Gobierno aumentó los ingresos del Estado mediante el incremento de los impuestos, pero también elevó los gastos con el alza del salario y de los bonos que reparte para amortiguar la pobreza. El resultado, es que el déficit en las cuentas públicas no se ha cerrado y continúa la creación de dinero que acelera la inflación.

Nuevas medidas

Ante los evidentes signos de fracaso del programa de ajuste, Nicolás Maduro prepara nuevas medidas. “Muy pronto se cumplen los primeros 90 días del programa de recuperación económica y voy a dar sorpresas importantes. Ya he estado viendo todo, aquí y allá, y ahora voy a tomar una decisión para corregir todo lo que hay que corregir y seguir la marcha del programa de recuperación”, dijo la semana pasada.

Agregó que “vamos al factor de corrección, grábense este concepto para ir avanzando, vamos viendo, diagnosticando, pensando y de un momento, saco el hacha y ¡pum!, corrijo lo que hay que corregir”.

Todo apunta a que las nuevas medidas incluirán otro incremento del salario mínimo a fin de suavizar el impacto de la hiperinflación y el reforzamiento del control de precios que hasta ahora solo ha derivado en escasez de productos básicos.

Las proyecciones

La consultora Síntesis Financiera considera que la inflación se acelerará notoriamente en noviembre y diciembre hasta alcanzar una tasa mensual de 320% que disparará el total de 2018 hasta 5.700.000%, mientras que Ecoanalítica proyecta 4. 126.000% y el Fondo Monetario Internacional 1.370.000%.

El escenario base que contempla Ecoanalítica es que Nicolás Maduro se mantenga en el poder en 2019 y continúe una política de “ensayo y error” que incluiría nuevos anuncios de medidas mientras se agrava la hiperinflación y la economía, que no crece desde 2015, sufre una nueva caída por el descalabro de la producción petrolera que aporta 96% de las divisas que ingresan al país.

La proyección de la firma señala que en 2019 la inflación experimentaría un salto de 1.129.783.643% mientras que el PIB se contraería 26,2%.

F/Diariolasamericas.com

Deja un comentario