Yuca hervida o frita

 

Ingredientes:

  • Yuca
  • Agua
  • Sal
  • Aceite

Preparación yuca cocida:

Colocamos la yuca sobre una tabla de cortar alimentos y le retiramos los extremos, éstos suelen ser muy duros y fibrosos. Cortamos la yuca en trozos de 7 u 8 centímetros de largo. Para pelar la yuca hacemos un corte alargado en la cáscara, debemos asegurarnos que este corte atraviese la corteza de la yuca, con la ayuda del cuchillo vamos despegando o levantando la cáscara para extraer la pulpa en una pieza. La carne de la yuca debe tener un color blanco, si vemos que tiene manchas oscuras, retiramos y desechamos las partes afectadas antes de cocinarla.
 

Cocemos los trozos  en abundante agua con sal a fuego alto hasta que ablanden. Si después de 15 minutos de cocción, notamos que la yuca no se abre por sí misma, o vemos que no está suave o blanda, añadimos un vaso de agua fría en la olla para “asustar” la yuca y conseguir que se suavice rápidamente. Cuando adicionemos el agua fría, debemos continuar la cocción, es decir, en ningún momento apartamos del fuego, el agua volverá a hervir y en pocos minutos tendremos lista nuestra yuca cocida.

El vaso de agua fría es un truco de cocina muy conocido que ayuda a suavizar la yuca; no obstante, hay ocasiones en que este cambio de temperatura no surte el efecto esperado, en esos casos seguramente nos habremos topado con la yuca amarga y vidriosa. Una vez que los trozos estén suaves y abiertos, apagamos el fuego, escurrimos el agua de la cocción y servimos inmediatamente.  

 

Preparación yuca frita: 

La yuca frita se hace a partir de la yuca cocida. Primero dejamos enfriar por 2 horas en refrigeración los trozos cocidos de yuca, también podemos usar los restos de yuca del día anterior. Después, cortamos la yuca en bastones finos y les quitamos las fibras gruesas que tienen en el centro. Calentamos una buena cantidad de aceite y freímos los bastones hasta que se vean dorados y crujientes. Colocamos la yuca frita sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa, si es necesario, sazonamos con un poco de sal (recuerden que la yuca se cocinó en agua salada, es mejor probarla antes). Servimos enseguida.

Bastoncitos de yuca dorados y crujientes ummm…