En Venezuela hay un Corralito Silente

bolivares_caja

La palabra corralito financiero la utilizó por primera vez el periodista argentino, Antonio Laje, para definir la prohibición o restricción por parte del gobierno de Antonio de la Rúa sobre el uso de los fondos privados en 2001. Venezuela vive uno que el gobierno hace todo lo posible en ocultar.

¿Qué es un corralito?

El corralito es una imposición gubernamental que no les permite a los ciudadanos, naturales y jurídicos, disponer de su dinero cuando lo necesiten o lo deseen; a veces, lleva implícito un control de cambio y la imposibilidad del uso de monedas extrajeras. El objetivo del corralito es evitar la fuga de capitales o evitar el movimiento de la moneda local por falta de liquidez o de billetes.

En el corralito argentino el gobierno estableció que los habitantes solo podían disponer de 250 pesos semanales, durante un año, sumado a otras restricciones como el uso del dólar para compras, transferencias y pagos en el exterior.

En Grecia se declaró, el pasado junio, un corralito por falta de liquidez y, también, para evitar la fuga de capitales por la crisis económica. Los bancos griegos estuvieron cerrados por 3 semanas a la espera del tercer rescate económico del Eurogrupo. A los ciudadanos se les permitió disponer solamente de 60 euros diarios a través de retiros por cajeros automáticos o ATM; contaban con la posibilidad de hacer transferencias electrónicas entre los bancos griegos sin límites, pero no al exterior porque se prohibieron las transferencias fuera de Grecia. No se devaluó la moneda porque dependen del euro.

Venezuela y el comienzo de los controles de la moneda

El gobierno de Hugo Chávez impuso el control de cambio a partir de 2003, sitema que se ha incrementado en el tiempo. Actualmente, bajo el gobierno de Nicolás Maduro, existen tres tipos de cambio: dólar Cencoex para comida y medicinas con un valor de Bs. 6.30 por dólar; dólar Sicad que es una subasta restringida a pocos rubros económicos con valor de Bs. 12.30 por dólar; dólar Simadi que es otra subasta con un valor de Bs. 198.60 por dólar.

Desde hace más de 4 meses el gobierno no adjudica a los venezolanos naturales ningún monto por Simadi. La promesa de adquirir dólares por este sistema se esfumó sin información oficial y bajo absoluto silencio. La población solo puede comprar dólares en el mercado paralelo por un valor aproximado de Bs.780 por dólar. Al ciudadano mayor no de edad le corresponden anualmente US$ 2700 a Bs. 12.30 cada dólar, pero solo por concepto de viajes al exterior y US$300 por consumo electrónico en el exterior, siempre y cuando tenga una TDC de un banco estatal, otra imposición que se inició este año, cuando el presidente Maduro anunció que solo la banca pública podía liquidar los dólares para viajes y pagos electrónicos.

Para algunos especialistas el control severo sobre las divisas ha sido el principio de un corralito. El gobierno venezolano niega que estas restricciones sean un corralito financiero, lo asume como un control de cambio.

Corralito Venezolano

Así como sucedió con el corralito argentino y el griego, los venezolanos tienen prohibido pagar bienes en el exterior (a menos que no sea el cupo electrónico asignado de US$300 al año), y de igual manera no pueden hacer transferencias en monedas extrajeras, solo pueden hacer transferencias en bolívares entre bancos venezolanos. Pero estas transferencias, entre otros bancos, también tienen un límite diario que es impuesto de la siguiente manera:

Banco de Venezuela: banco estatal que permite a sus usuarios transferir máximo al día de Bs. 200.000, monto que equivale a US$256.41 (cambio paralelo)
Banco Provincial: El límite de dinero que se puede transferir de una cuenta personal oscila entre Bs. 50.000 y Bs.200.000 lo que equivale a US$ 256.41 (cambio paralelo)
Banesco: El banco tiene un límite diario de transferencia por Bs.500.000 o US$641 (cambio paralelo).

(El valor del dólar ha sido calculado a cambio paralelo de Bs780 por dólar).

Las restricciones para otros bancos se mantienen en montos similares, siendo imposible transferir desde una cuenta personal más de Bs. 700.000 o US$870 al día. Para las empresas privadas hay otros montos diferentes y más altos para que puedan pagar a sus empleados y proveedores.

El gobierno venezolano al intervenir y restringir los montos diarios de transferencias entre bancos, el efectivo que se puede adquirir por ATM y el uso de divisas, ha implementado un corralito de manera silente y sin anuncio oficial, así se le es más fácil ocultarlo.

Restricciones para ATM o cajeros automáticos en Venezuela

Cada banco venezolano tiene un límite de retiro diario con diferentes montos. Así como los griegos no podían sacar más de 60 euros al día por ATM o cajeros automáticos, en Venezuela no se puede sacar más de Bs. 12.000 diarios que equivale a $15.38 por ATM usando tarjeta de debito. Incluso, el banco estatal, Banco de Venezuela, tiene un límite menor de Bs. 3000 diarios que equivale a US$3,84 (cálculos en dólares según el valor del paralelo a Bs.780 por dólar).

Estos límites para obtener bolívares aparentemente dependen de cada banco, pero en la práctica cuando usted necesita sacar efectivo del ATM puede conseguirse con la desagradable sorpresa que éste solo le dé Bs. 3000 ($3,84), o no le dé absolutamente nada porque está vacío. Los cajeros suelen quedarse sin efectivo en el transcurso del día, obligando a los usuarios a intentar sacar dinero de 3 o más cajeros automáticos. En la provincia, la situación con los ATM es más dramática que en las capitales de los estados. Los habitantes de pueblos, ciudades pequeñas o fronterizas no consiguen efectivo en los cajeros durante el fin de semana; por esta razón se ven obligados a pasar sus tarjetas de debido o créditos por puntos electrónicos de comercios, que cobra una comisión de 15% sobre el efectivo que se le da al cliente. Esta modalidad ha sido prohibida esta semana por el gobierno a través de SUDEBAN (Superintendencia de Bancos) en farmacias y en otros comercios por el Seniat (agencia tributaria), limitando otra vez la adquisición de efectivo.

¿Cuál es la razón de esta restricción en efectivo?

El país no tiene papel moneda suficiente para que sus habitante paguen los bienes de consumo; a medida que avanza la inflación mensual, los precios se incrementan aceleradamente y se necesitan más billetes para pagar un mismo bien cada mes. El gobierno de Nicolás Maduro decidió imprimir billetes en 2014 de muy baja denominación como 2, 5, 10, 20, 50 y 100 bolívares que son entre 0,02 centavos de dólar y $0.12; por ejemplo, para comprar un kilo de lentejas a Bs. 2000, se necesitan 20 billetes de Bs. 100, si el billete hubiese sido impreso por Bs. 1000, no se tendría que usar tantos billetes para pagar las lentejas, a penas con 2 bastaría

En el 2014 la inflación se estimó en 68,5% y en este año no se tiene certeza de cuánto se ha incrementado porque el órgano encargado de publicar las cifras, el Banco Central de Venezuela, no lo hace desde el año pasado. Se calcula la inflación de 2015 entre 200% y 700% anual, según algunos analistas que toman como referencia el aumento del dólar paralelo que principio de año estaba en Bs 146 y el viernes estaba en Bs. 780.

De ser cierta esta relación entre el dólar paralelo y la inflación, Venezuela sufriría de una hiperinflación, tomando en cuenta la definición de hiperinflación cuando ésta alcanza el 50% mensual. A todas luces esta crisis económica ha devenido en restricciones cada día más severas, pero algunas no son anunciadas ni siquiera discutidas por el gobierno venezolano.

Por Margot Valos / Vía Neorika

Deja un comentario