Discrepancia en ente electoral sobre las firmas para referendo contra Maduro

961e7_635977409115010509w

En una concentración en Caracas tras una marcha por el Día del Trabajador, Maduro hizo un llamado en su discurso a una rebelión “popular y constitucional”.

“De no cesar la guerra económica, hago un llamado a todos los trabajadores a salir en rebelión popular y constitucional”, dijo en un acto que fue transmitido en cadena de radio y televisión.

Dijo que el Gobierno bolivariano tiene 17 años “nadando contra la corriente”, pues ha enfrenado campañas sucias de medios de comunicación, el “acoso” de Estados Unidos y la guerra económica, de la que acusa a empresarios acaparadores.

“Por eso tenemos que plantarnos en la Constitución, en la defensa del poder político, que debe ser el pueblo”, dijo y advirtió a los empresarios: “Aquel que pare una planta, o una industria, será castigado y será tomado por la clase obrera”.

La amenaza vino días después de que Empresas Polar, la mayor productora de alimentos del país, anunció la paralización de una línea de producción de cerveza por falta de insumos.

“Quien quiera trabajar será bienvenido, sin embargo, quien quiera parar una planta por sabotaje después de que se embolsilló los dólares, puede terminar tras los barrotes. Planta parada, planta tomada por la clase obrera. ¡rebelión!”, agregó.

Además, llamó a sus partidarios a tomar acciones como una huelga general en caso de que sea blanco de una intentona.

“Ellos anuncian que en mayo el golpe viene. Yo solo digo una cosa: yo amo la paz y por la paz lo hago, si la oligarquía algún día hiciera algo contra mí y lograra tomar este palacio (casa de Gobierno) por una vía o por otra, yo les ordeno a ustedes declararse en rebelión y decretar una huelga general indefinida hasta obtener la victoria frente a la oligarquía”, señaló.

Afirmó que un eventual intento en su contra de parte de la “oligarquía” estaría liderado por el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, y el líder opositor Henrique Capriles, de quienes dijo son “caimanes del mismo pozo”.

Asimismo, Maduro rechazó la prolongación de un conjunto de sanciones contra funcionarios venezolanos acusado de violaciones de derechos humanos que aprobó el Senado estadounidense, dentro de las sanciones que declararon a Venezuela una amenaza a la seguridad estadounidense en 2015.

“El Senado de Estados Unidos, de manera ilegal en contra del derecho internacional, aprobó sanciones por tres años contra la patria de Bolívar, contra nuestra amada Venezuela”, se quejó.

Acusó a diputados de la oposición que visitaron en Washington la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), para sondear la posible aplicación de la Carta Democrática ante el desconocimiento del Gobierno a las decisiones de la Asamblea Nacional, que tiene mayoría opositora.

“Esta semana fueron testigos como a Washington fueron unos diputados venezolanos vendepatria a solicitar a los Estados Unidos para que sancione a Venezuela y lo lograron. No vayan a creer que aquí hay inmunidad para la traición a la patria, tiene que haber justicia con los traidores a la patria”, advirtió.

Discrepancia en ente electoral sobre las firmas para referendo contra Maduro

Autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela discreparon sobre cuándo debe comenzar la revisión de las firmas de electores para iniciar el trámite hacia un referendo revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro.

Los rectores electorales Tania Damelio y Luis Rondón hablaron de plazos diferentes en la red social Twitter, donde la primera anunció que el CNE esperará a que transcurra el mes que se ha dado de plazo para que se reúnan las firmas necesarias para iniciar luego el trámite de revisión, y el segundo opinó que debe ser antes.

“Se debe cumplir el lapso de 30 días fijado para la recolección del 1 % de manifestaciones de voluntad para pasar a la fase de constatación” (verificación de firmas), escribió Damelio.

El anuncio de Damelio se conoció en momentos en que el dirigente opositor Henrique Capriles aseguraba que entre el miércoles y jueves se recabaron “más de 2,5 millones de firmas” en apoyo a que el CNE inicie el proceso hacia ese referendo, aunque solo son necesarias 195.000, equivalente al 1 % de los 19,5 millones de electores.

Capriles y otros dirigentes de la coalición partidista opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) han denunciado que rectores electorales están retardado el proceso y seguirán haciéndolo, con la intención de demorarlo y que se celebre en 2017 y no este año.

Si la oposición gana el referendo este mismo año, el CNE deberá convocar nuevas elecciones presidenciales, pero si lo hace en 2017 Maduro será reemplazado hasta 2019 por su vicepresidente, Aristóbulo Istúriz.

“Si el referendo revocatorio no es este año no tiene sentido. No nos interesa un mismo Gobierno. O es este año o no hay revocatorio”, ha insistido Capriles, también gobernador del estado Miranda, con jurisdicción sobre vastas zonas de Caracas, quien exige celeridad.

El rector Rondón escribió, por su parte, que la norma sobre los referendos señala un “lapso de 30 días para recolección de manifestaciones de voluntad de 1 %, no un término” perentorio.

Una vez recibidas esas firmas por el CNE, lo que la MUD ha previsto hacer la próxima semana, “se inicia la verificación”, subrayó Rondón.

“Así lo ordena el artículo 10.5 (del reglamento de referendos): recibida la solicitud se revisarán las manifestaciones de voluntad y constatará que cumplen con 1 % en 5 días continuos”, insistió.

Adicionalmente al referendo, la alianza de partidos opositores aglutinados en la MUD impulsa una enmienda constitucional que recorte este mismo año el período presidencial y a la vez conmina a Maduro a dimitir voluntariamente.

Maduro ha opinado que “no tienen viabilidad” los intentos opositores de acortar su mandato y ya designó una comisión para revisar “una por una” las firmas recabadas en previsión de “trampas”.

Una vez que el CNE revise y valide las firmas de al menos un 1 % de los electores deberá pasar a una segunda fase en la que la MUD deberá lograr que la consulta electoral sea pedida con la firma y huella dactilar de al menos un 20 por ciento de los votantes.

Según lo establecido en la Constitución, el referendo puede ser solicitado a mitad del mandato de cualquier autoridad, ecuador que Maduro ya cumplió tras ganar hace tres años a Capriles las elecciones que definieron el período presidencial 2013-2019.

F/Diariolasamericas.com

Deja un comentario