Deutsche Bank aún prevé que Venezuela entrará en suspensión de pagos

Con los precios del petróleo levemente en alza y nuevos compromisos de financiamiento, Venezuela, necesitada de dinero, está convenciendo a los operadores y analistas de que den marcha atrás con sus pronósticos de que el país este año entrará en cesación de pagos.

Pero no todos se han dejado persuadir.

Deutsche Bank AG y Jefferies LLC aún prevén que a Venezuela se le agotará el dinero para pagar deudas en 2015. Son las únicas que tienen esa idea de entre diez firmas que participaron en una encuesta de Bloomberg, incluidas Goldman Sachs Group Inc. y Credit Suisse Group AG.

Si bien el país captó casi US$5.000 millones en el último mes y el petróleo subió 21 por ciento respecto del nivel más bajo en casi seis años, Armando Armenta de Deutsche Bank dice que eso no basta. Venezuela necesita US$32.000 millones para financiarse este año, según sus cálculos.

“El faltante de financiamiento que tendrán este año con los precios actuales del petróleo es demasiado grande”, dijo telefónicamente Armenta, economista del banco en Nueva York. “No veo una salida por la cual puedan evitar el impago”.

Una portavoz del Ministerio de Economía, que pidió no ser identificada por razones de política del gobierno, no accedió a formular declaraciones sobre la posibilidad de un impago. El 10 de febrero, el ministro de Economía Marco Torres declaró a la prensa que Venezuela cumplirá con sus compromisos de deuda.

Los bonos del país rindieron 14 por ciento en el último mes, más que los de cualquier otro mercado emergente, en tanto el barril de petróleo trepó US$10. Venezuela captó US$2.800 millones a través de su división de refinación estadounidense, Citgo Petroleum Corp., en los mercados de bonos y préstamos y US$1.900 millones con la venta de crudo a la República Dominicana.

Vender Citgo

Los operadores de derivados han reducido la probabilidad de un impago venezolano en los próximos doce meses de 82 por ciento a alrededor del 64 por ciento, de acuerdo con los datos que reunió CMA.

“El mercado parece diferenciar entre lo que ocurre este año y lo que podría ocurrir en 2016”, dijo Fernando Losada, economista de AllianceBernstein, en una entrevista telefónica desde Nueva York. “Muchas personas del mercado piensan que la hipótesis más probable es que este año cumplan con los pagos”.

Venezuela, que depende del crudo para más del 95 por ciento de sus exportaciones, y su compañía petrolera estatal tienen unos US$10.000 millones de deuda que vence este año, según Armenta. Eso equivale al 43 por ciento de los US$23.000 millones de reservas de divisas del país.

El país también necesitará unos US$40.000 millones para importar todo tipo de productos, de leche a cepillos de dientes, de acuerdo con los cálculos de Armenta.

Para Siobhan Morden de Jefferies, Venezuela estaría en mejor situación si vendiera Citgo, ya que su capacidad para volver a recurrir a esas fuentes de financiamiento es limitada.

“La entrada de fondos va a ser menor porque están usando a Citgo como vehículo de emisión en lugar de directamente vender Citgo”, declaró Morden, responsable de renta fija latinoamericana de Jefferies, en entrevista telefónica desde Nueva York. “Estas son medidas excepcionales. Este año seguirán estando subfinanciados”.

F/News Republic.com

Deja un comentario