Cuando al gobierno venezolano se le fueron las luces

64ac882b2e5c24fef895852a7292a6ac_1461787852

Si bien el fenómeno metereológico El Niño es el culpable de buena parte de los males que viven Centroamérica y el Caribe y varios países de Suramérica (zika, escasez de lluvias, aumento de las temperaturas o inundaciones), la falta de previsión de varios gobiernos se hace evidente.

Es el caso de Venezuela, azotado por una sequía que desató una severa crisis energética. El presidente, Nicolás Maduro, se vio obligado a aplicar apagones programados, racionamientos de agua y a cerrar las oficinas públicas tres días a la semana para ahorrar. Pero expertos advierten que eso, “a estas alturas ya es insuficiente y muestra la falta de previsión del gobierno”.

¿Se podía evitar? Quizás no, pero sí mitigar, explican expertos en la prensa venezolana, al recordar que el país ya se había enfrentado a una crisis parecida. Pero no aprendió. “El gobierno no tomó previsiones para que no dependiéramos tanto de (la represa) El Guri”, dijo a la AFP Maribel Rondón, abogada y pequeña empresaria de transporte de 47 años.

Así es, ese embalse es el que tiene al país al borde del colapso eléctrico, pues provee el 20% de energía y está en su nivel mínimo: 240 metros sobre el nivel del mar. ¿Algo nuevo? No. En 2010, la cota de El Guri llegó a 245 metros sobre el nivel del mar, lo que motivó al Estado a crear un decreto de ahorro energético y apagones programados. El ciclo de lluvias comenzó a finales de mayo y con esto la represa se salvó del colapso. Y de paso el gobierno venezolano de una crisis más.

Pasado el susto, el gobierno mantuvo la “Guri-dependencia”, persistió el eterno problema de la capacidad de generación disponible versus la “instalada”, además del alto consumo y el pobre desempeño de las “termoeléctricas”, señala la revista Panorama de Venezuela.

Las alarmas volvieron a saltar en 2015 cuando varios ingenieros advertían sobre la crisis que se avecinaba. Hace justo un año el ingeniero eléctrico Luis Vásquez Corro explicaba a Impulso.com que “el Gobierno no ha tenido la voluntad de tomar las previsiones de reparar todas las plantas termoeléctricas del país para activarlas en cualquier emergencia, lo que significa estén fuera de servicio unos 5.000 mil megavatios”.

En su más reciente informe, el pasado 13 de abril, la estatal eléctrica Corpoelec reportó que la cota de El Guri estaba 2,88 metros por encima del punto crítico de 240 metros sobre el nivel del mar.

¿Aguantará el país hasta finales de mayo esta vez? Los expertos están muy pesimistas porque el Guri pierde entre 9 y 12 centímetros diarios.

F/Elespectador.com

Deja un comentario