Cosas que más extrañan los venezolanos en el extranjero

1. La gente.

Los venezolanos somos burda de panas, nos tenemos confianza para toda la vida, y nuestra hospitalidad nos caracteriza en cualquier lugar del mundo, aunque pareciera que poco a poco esto se pierde. Tenemos tanta compenetración entre todos, que nos podemos reconocer en donde sea y sin conocernos de antes.

gente-hablando

2. La calle del hambre.

“Dame uno con todo”, sabias palabras que puedes decir en cualquier perrocalentero del país. La salsa de maíz, tocineta, salsa de queso, la tártara y pare de contar, serán siempre nuestros ingredientes favoritos. Mientras más en la decadencia estaba el lugar, más asquerosito y brutal seria nuestro inmenso pepito. Quien no extraña comerse uno luego de una buena rumba inolvidable con los panas, definitivamente sabian a gloria.

venezuela01-600x450

3. El queso blanco.

Quién aguanta a un venezolano antojado de empanadas, cachapas, arepas o pabellón que lleve su respectivo “quesito rayado”. No existe comparación con tal delicia. Durito, saladito… ¡se nos hace agua la boca!

18

4. La gasolina barata.

Tenemos el lujo de hacer un roadtrip por toda Venezuela sin gastar una millonada en la gasolina. Solo nos encargamos de hacer la vaca para la comida, la bebida y el hospedaje.

venezuela04-600x405

5. Hablar venezolano.

La verdad es que es realmente bueno escuchar el típico dialecto venezolano en cualquier lugar remoto del mundo después de pasar bastante tiempo sin oír algo como “esta vaina me tiene arrecho”. Son términos que solo nosotros entendemos y que no podemos decir cuando nos dé la gana porque el malentendido va a ser un “peo arrecho”.

venezolanas-en-el-extranjero-600x450

6. Las frutas tropicales.

A quién no le provoca un rico mango para la merienda, o un jugo de parchita para pasar el “tarugo”. Nuestras frutas son deliciosas, además podemos conseguirlas en cualquier época del año y a un precio bastante accesible, cosa que no es fácil de encontrar en cualquier otro continente.

Mamon abierto en La Casita de Maribri

7. Nuestras playas.

Los viajecitos se pueden cuadrar de un día para otro e ir a cualquiera de las más cercanas, nunca el agua estará fría y menos congelada, es de lo que más extrañamos cuando vivimos lejos de nuestro país.

playa-turismo-venezuela

8. El clima perfecto.

El venezolano no sabe el clima tan brutalmente tropical que tiene, hasta que pasa frío en un invierno de -1 grados bajo cero y peor, porque si esta a 15ºC esa vaina ya es frío parejo. Todos sabemos lo cómodo que es pasar el día en short y ropa fresca los 365 días del año.

andes_edo_merida

9. Las bodegas.

¿Qué no consigues en ellas?. Cualquier dulce que quieras, unos chicharrones en bolsita transparente o el refresco para el calor de la tarde. Están a la vuelta de la esquina y siempre las atienden tus vecinos.

venezuela10-600x450

10. Las bebidas.

El papelón con limón lo mejor en tiempos de calor para refrescarnos un poco es nuestro propio té venezolano. La colita bien fría o una malta para acompañar las empanadas de cazón son las mejores, y ni se diga de una buena chicha, una delicia que no se consigue en cualquier lugar.

12279084_10153807432356518_3089736078492597514_n

11. Las chucherías.

Cosas como el Pirulín o el Toronto, son de esas que no se pueden cambiar por cualquier otro chocolate en el mundo. Los Platanitos son los mejores para acompañar con las birras. Además, no nos olvidemos del “Pepito” y del famoso “Súper Popy”.

ffae6c56a25f8555a8b347becc78f8f1

12. La Navidad.

En este periodo todos solemos ir a fiestas y reuniones familiares, con los amigos y compañeros, regalos e intercambios por aquí y allá, estamos emrumbados todo la navidad que para muchos empiezan desde que nos dan los churupos de los aquinaldos, y nada como esa magia que se enciende en cada uno por estar cerca de la familia.

img_2269

Si no extrañas esto, ¡no eres  venezolano!

F/Matadornetwork.com

6 pensamientos en “Cosas que más extrañan los venezolanos en el extranjero”

  1. La gente..no la extraño…comida, no hay…las playas con la gente bebiendo, dejando basura por todos lados y tocando música a todo volumen, no la extraño…la calle del hambre, igual no hay comida y no puedes salir de noche porque te roban o te matan…el clima, nah, prefiero el cambio de estaciones..hablar venezolano, no lo extraño, hablo tres idiomas y eso me divierte…la gasolina tal vez, pero mi sueldo es suficiente para pagar la gasolina al precio canadiense…quien escribió esta nota debe vivir en una dimensión paralela o se fumó una lumpia de hojas de mango.

    1. ” Se fumó una lumpia de hojas de mango” eso es de venezolanos… esta nota no es criticable porque así era Venezuela,,, tienes razón, hay inseguridad y carecemos de muchas cosas, no solo de comida si no de valores, quienes extrañamos a esta Venezuela no son unicamente quienes se fueron, también la extrañamos quienes nos quedamos aquí echandole bolas para ver renacer a la Venezuela bonita… Sabes algo? no te critico, al contrario, yo bendigo que vivas bien y tengas muchas comodidades, pero se que algún día cuando mi país, tu país, nuestro país este mucho mejor… vas a regresar y de seguro te abrirá las puertas para que te comas la mejor de las arepas y disfrutes un fin de semana en la playa comiendo chipi chipi, vuelve a la vida, tomando piña colada y fotografiandote sin temer a que te roben el teléfono… Bienaventurados seamos aquellos que seguimos gerreando para reconstruir un país y esperar a nuestros panas con los brazos abiertos.

      1. La expresión es de venezolanos porque nací en Venezuela, en la clínica Avila, para ser más exactos, y viví casi que toda mi niñez en Venezuela. Admiro tu optimismo, si bien no lo comparto, yo me fuí en en 95, así que no tengo sentimientos de culpa ni me siento responsable por lo que ocurre, nunca fui chavista, nunca voté por Chávez, mis padres nunca votaron por Chávez y mis hermanos tampoco. Ahora te explico porque no soy tan optimista: un país es mucho más que su clase política y sus dirigentes, un país lo hace también sus habitantes y por lo tanto es reflejo de su gente. El drama de Venezuela no es generado sólo por por los políticos sino por la gente también, tu muy bien sabes que Venezuela es un país donde la gente se pasa las normas y las reglas por la rayita que tienen entres las nalgas, comenzando por las normas de condominio o las normas de tránsito y terminando en la constitución, tu sabes que la corrupción y la falta de honestidad no existe sólo en el gobierno sino también en la vida diaria, tu sabes que los guisos son el pan de cada día, el respeto por el otro no existe y muy adentro todos de alguna manera tenemos un chavecito por dentro y lo expresamos de manera diferente, la viveza criolla el “te jodo porque puedo y porque quiero” todo eso se refleja en la política, no solo durante la revolución sino también durante la 4ta república. El cambio que Venezuela necesita va mucho más allá de un cambio en el partido gobernante, es un cambio de mentalidad (individual y colectiva), que comienza desde respetar el puesto de estacionamiento del vecino y no comerse la luz roja de semáforo hasta comportamientos colectivos más complejos, es todo un proceso de cambio social y esos tipos de cambios no suceden de un día para otro. Con toda honestidad, espero que lo que dices algún día sea realidad, no para que yo vaya a disfrutarlo porque para mí regresar a Venezuela ya no es una opción, yo tengo y mi vida hecha aquí en Canadá y toda mi familia vive aquí, sino para que lo disfruten quienes viven en Venezuela. El cambio que Venezuela necesita comienza por cada uno de sus ciudadanos, pués son los ciudadanos los que hacen un país.

  2. Los venezolanos somos burda de panas, nos tenemos confianza para toda la vida.. jaja, me da risa porque esto no es cierto. Se generaliza y se cae en la exageración. Son contados los venezolanos que son asi, comparto la opinion de Bernard DeKoninck, Gracias a DIos tengo 9 años viviendo en Mexico y no extraño nada de lo que Venezuela pudiera ofrecer. Mientras exista la viveza criolla el pais jamas emergerá del abismo.

Deja un comentario