Como Vive un Venezolano en el Exterior

vida-de-un-venezolano-en-el-exterior-520x245

Por: Enrique Partidas

He vivido en cuatro países contando Venezuela. En mis venas no corre sangre europea, ni de otra nacionalidad más que venezolana. Me educaron para trabajar por mi tierra y serle siempre agradecido, ahora como miles de venezolanos estoy fuera de mi tierra.

Para nadie es secreto que a los venezolanos nunca se nos educó a emigrar. Con un país con un clima perfecto todo el año (en casi todas las ciudades), en donde podemos hacer más o menos lo que quisiéramos, y para colmo, vivir en un lugar en donde la gente siempre estaba de buen humor y habían posibilidades para todos, este paraíso dejó de serlo hace 10 años atrás. Hoy en día hay más venezolanos regados en el mundo que gripe aviar, y es que, a los que nos educaron que nunca teníamos que abandonar nuestra tierra, debimos buscar otras opciones en el horizonte y aprender a adaptarnos a los cambios y a las normas del mundo.

Venimos de la educación de tomar licor en la playa, de escuchar la música cuando quisiéramos sin que vecinos nos molestasen, de ir a fiestas de amigos en donde podíamos siempre llevar a dos o tres más, sin ser mal vistos. Somos de esas personas que nos hacemos amigos de todos en los ascensores, bancos, las colas de supermercados, en el tráfico de la calle, del que está sentado al lado del partido de baseball, o en algún concierto sin importar el cantante o el tipo de música. Por lo general así somos los venezolanos, personas cálidas con buen sentido del humor que le encanta una fiesta y estar rodeado de amigos.

Pero no todo es color de rosa, los venezolanos por tener demasiado, hemos sido desorganizados y egoístas. Nunca hemos vivido una guerra reciente o menos un invierno de menos un grado bajo cero, así que nunca hemos sentido esa necesidad de ayudar seriamente al prójimo. Nuestra tierra es tan fértil que no hay necesidad de sembrar nada, las cosas crecen solas. Adicional de ser un país petrolero con las reservas más grandes del planeta, somos un país tropical, así que nuestra alimentación nunca cambia por estaciones, ni tenemos que cambiar los relojes para ahorrar energía o menos tener que guardar comida en la despensa por temas sociales. Nuestra gasolina actualmente es la más barata del planeta y aunque llenamos los coches con unos cuantos centavos de dólar, nos molestamos si nos cobran más caro.

Ahora estamos afuera, todo esa paz y tranquilidad que alguna vez vivimos, simplemente no está. Ahora muchos venezolanos viven en Canadá, Perú, ColombiaEEUU, España, Argentina, Ecuador, Chile, México, países de centro América y hasta otros remotos como Australia o Asia. Como fuimos desorganizados en Venezuela, lo somos en el extranjero. Lamentablemente muchos hablan mal de su tierra, o simplemente no les interesa reunirse con venezolanos porque algunos empiezan a adoptar la modalidad de la tierra en la que están e irónicamente aborrecen la que tenemos (parte de tener las cosas fáciles y de no apreciar lo que teníamos). Casos como el de venezolanos que tiene más de una semana en España y ya te hablan con acento marcado español, ahora es lo común.

Lamentablemente para muchos (no la mayoría), como todo ha sido fácil y con muy poca repercusión legal, el trabajo de la viveza y de lo fraudulento están a la orden del día. Tener una oficina para raspar cupos Cadivi, comprar a precio de locha, para vender a precio de onza de oro a los mismos venezolanos, pagar “extra” para que te atiendan bien, cobrar comisiones, ser burocrático, conseguir la falla del sistema para beneficiarme, es lo que siempre ha perjudicado a muchos venezolanos y es lo que nos tiene ahora a toda Venezuela, entre la espada y la pared. Lo más irónico del asunto es que la mayoría de los venezolanos que hoy en día emigran son universitarios, letrados, hablan dos idiomas, o muchos con dobles nacionalidades.

Si eres extranjero y conoces a venezolanos que les gusta trabajar mucho, hazlo empleado estrella o mínimo asóciate con él. El venezolano siempre ha sido muy emprendedor, porque por una parte han sido empleados de un trabajo y por el otro lado, siempre tienen un segundo y tercer frente económico. Al venezolano que le gusta trabajar mucho, no tiene una canasta de huevos, sino que busca mínimo tres canastas, además, por lo general no tiene problemas con tiempos, ni con tipos de trabajo, siempre y cuando la remuneración sea de acorde con el trabajo hecho. El venezolano no es sumiso, por el contrario, siempre identifica la falla y saca el beneficio y como algunos lo han usado para lo negativo, también, muchos lo usamos para lo positivo.

Ahora somos muchos venezolanos que estamos afuera y es una oportunidad de cambio y reflexión para todos. Ahora, esta en nosotros querer ser diferentes y mejorar, para volver. Entonces la pregunta luego de todo esto, ¿qué tipo de venezolano quieres seguir siendo, y qué tipo de imagen le quieres dar a tu nueva comunidad?.

Si querias que era color de rosa vivir en el extrajero pues ya ves que no.

F/Elpandaviral.com

3 pensamientos en “Como Vive un Venezolano en el Exterior”

  1. Unos de los errores mas grandes a los que se mal acostumbro a nuestro pueblo venezolano fue si no el mas grande de todos , pagar por una gasolina subsidiada con precios ireales que nunca estan acordes a la realidad mundial…de alli empezo el mal que hasta hoy dia seguimos arrastrando..tengo desde 1995 fuera de Venezuela y si vivir afuera me hizo abrir los ojos…

  2. Falta de respeto es lo que caracteriza a un Beneco, egoismo y abusador.
    Altanero que todavia piensa que estan en el mejor pais del mundo.

Deja un comentario